El equipo Haas F1 Team ha presentado su nuevo VF18, quedando patente la falta de patrocinadores para la temporada 2018. ¿Cuánto tiempo podrán aguantar esta situación?

La formación de Gene Haas volverá a ser uno de los equipos con la economía más pobre de la parrilla de la Fórmula 1, rivalizando con un Sauber que tendrá una importante inyección de capital gracias al acuerdo con Alfa Romeo. El VF18 ha sido el primer coche que se ha presentado para la temporada 2018, para la que han optado por seguir con un decoración muy continuista, con el blanco como base y las tonalidades negra y roja dando color a las alas y la parte baja. Al igual que continuista vuelven a ser los huecos vacíos, y es que este monoplaza tan sólo cuenta con publicidad en la cubierta motor, el alerón trasero y frente al cockpit. Sin olvidar los pontones, ya que donde debería de estar el gran patrocinador encontramos ‘Haas’, nombre del equipo y de la empresa de Gene Haas que está cargando con todo el peso del equipo. Y es que el empresario americano llegó a desembolsar hasta 50 millones de euros para mantener la escudería en competición en 2017.

El único capital llegado desde fuera de la órbita del equipo lo encontramos en la parte trasera, donde Jack&Jones ha vuelto a confiar en Kevin Magnussen y le acompañará en el equipo, como ya hizo en Renault hace dos temporadas. Mientras que en la parte delantera se mantiene Alpinestar, socio encargado de la ropa del equipo, y Richard Mille, empresa relojera que se mantiene en el equipo gracias a la participación de Romain Grosjean. Pero, ¿dónde están las grandes empresas americanas?

Gene Haas desembarcó en la Fórmula 1 tras convertirse en un gran hombre de negocios en la NASCAR, donde su equipo cuenta con el respaldo de grandes marcas como Mobil 1, Coca-Cola o incluso Monster Energy, todo un referente en el mundo de la competición de las dos y de las cuatro ruedas. Una confianza que no está logrando traspasar a la Fórmula 1, donde sus grandes aliados en la competición americana han preferido apostar por grandes equipos como Red Bull Racing o Mercedes-AMG. Y esta situación se va a agravar aún más en 2018, ya que sus máximos rivales están logrando mejorar sus acuerdos, como es el caso de Sauber con el Grupo FIAT o Toro Rosso con Honda, lo que les dejará a la cola de la parrilla en el apartado económico, traduciéndose en una falta de medios para poder evolucionar a lo largo de la temporada.