El equipo Fuster Racing, con el que el alicantino Miguel Ángel Fuster luchará por su sexto título en el Nacional de Asfalto, ha disfrutado de la primera jornada de test con el Fiesta R5.

 

Un año y cuatro meses después, el pentacampeón de España de Rallyes de Asfalto se ha vuelto a poner a los mandos de una montura R5. Fuster Racing, la nueva estructura de Miguel Ángel Fuster para la temporada 2018, se ha desplazado esta mañana hasta León para realizar los primeros test del año con el nuevo Ford Fiesta, con el que lucharán por el sexto título nacional. Unas pruebas en las que han realizado los primeros ajustes en la montura del óvalo, con la que arrancarán la temporada este fin de semana en Lalín.

Miguel Ángel Fuster ha tenido hoy la oportunidad de probar el nuevo Ford Fiesta R5, adquirido hace unas semanas directamente a M-Sport para disputar su 29ª temporada en la categoría de rallyes. El piloto alicantino, acompañado de su nuevo equipo, se ha desplazado hasta Laciana, y más concretamente a la inmediaciones de RMC Motorsport, para realizar los primeros kilómetros con el Fiesta R5, que contará con apoyo de Ford España. Pruebas que han tenido lugar con unas características muy similar a las que se encontrarán en el arranque de la temporada con el Rali Do Cocido, sobre un asfalto roto, prácticamente seco y con algunas zonas de húmedas. Estas son algunas imágenes de estos test:

 

Tal y como ha reconocido el propio Miguel Ángel Fuster en redes sociales, las sensaciones han sido muy positivas con el Ford Fiesta R5 y el equipo ya fija su mirada en el Nacional de Asfalto, que se pondrá en marcha este fin de semana en Lalín. En el Rali Do Cocido el piloto de Benidorm es uno de los grandes favoritos para subirse a lo más alto del podio, por el que tendrá que luchar contra las dos unidades R5 de Hyundai España, en manos de Iván Ares y Surhayén Pernía.