Pedro Burgo ha confirmado que el equipo apuró sus opciones para disputar el Nacional de Asfalto a la espera de un apoyo por parte de Skoda España, que finalmente no se involucró.

El equipo Burgo Rally Team ha sufrido un duro varapalo la semana pasada tras recibir la negativa por parte de Skoda para apoyarles en el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto. La dupla de hermanos gallegos decidió así dar por concluida, al menos por el momento, su relación con la competición y con su unidad del Fabia R5. Un distanciamiento por parte de Burgo que llega a tal punto que el equipo ni siquiera se plantea cualquier tipo de programa para terceros pilotos con el Fabia, que esperan venderlo cuanto antes.

Skoda España no ha querido seguir los pasos de Suzuki, Hyundai o Ford en el Nacional de Asfalto, brindando apoyo a pilotos privados o incluso formando formaciones oficial, como es el caso de los japoneses con el preparador ARVidal Racing. La filial de la marca checa se involucró en 2017 con le proyecto del ACSM Rallye Team, liderado por Pedro Burgo a los mandos de un Fabia R5. Aunque esta ayuda no ha sido suficiente para mantener vivo el programa de los gallegos, que esperaban un mayor respaldo esta temporada aunque finalmente no ha podido ser. Así lo ha explicado Pedro Burgo en Radio Marca Asturias:

“Lo intentamos hasta el último momento. Habíamos perdido algún patrocinador del año pasado, pero esperábamos que la marca (Skoda) se involucrara con nosotros, que por lo menos nos ayudara más que el año pasado y pudiéramos completar la temporada. Esperamos hasta el último momento, planeando y preparándolo todo por si era posible, pero el viernes a última hora recibimos la noticia de que no podíamos contar con su ayuda. No podemos seguir arriesgando nuestro patrimonio a una sola carta cuando nadie se involucra contigo”.

Sin los apoyos necesario para disputar la temporada, Pedro Burgo decidió dar un paso atrás y apartarse de la competición. Además ha explicado en la emisora asturiana que un hecho en el Rally de México le abrió los ojos: el incendio en el Skoda Fabia de Benito Guerra. Burgo no está dispuesto a perderlo todo de un momento a otro y por ello se centra ya en su carrera profesional. Además, a pesar de no haber conseguido aún un comprado para su unidad, ha descartado la posibilidad de poner el Fabia R5 en alquiler para lograr un rendimiento económico y los planes pasan por intentar deshacerse de él cuanto antes.