El casco es el principal elemento de seguridad para un piloto. Sin él es imposible competir. Los pilotos cada vez se esfuerzan más en el diseño. Es importante agradar a los aficionados, pero también a los patrocinadores, que pagan por estar ahí.