Ángel Paniceres ha estado preparando un proyecto para competir en 2018 dentro de la Copa N5 que preparaba RMC Motorsport en los Nacionales de Asfalto y Tierra. Un programa deportivo en el que estaría involucrada la filial de Kia en España.

Kia Rio Supercar de Gigi Galli

Papel mojado y sueños rotos, ese podría ser el futuro del trabajo de Ángel Paniceres con Kia España durante los últimos meses. El piloto asturiano quería regresar a un papel protagonista dentro del panorama nacional de rallyes y para ello iba a contar esta temporada con el respaldo de la marca coreana en nuestro país, con quienes iba a disputar la Copa N5 de RMC Motorsport a partir de la segunda prueba del calendario. El modelo aún no estaba definido.

La semana comenzó con la sorpresa de que Roberto Méndez, al que le descalificaron sus N5 en el Rali do Cocido, decidía dar un paso atrás y cancelar la nueva Copa N5. Uno de los proyectos más importantes del equipo RMC Motorsport durante los últimos años, sólo comparable con la Beca RMC que sacó a la luz talentos como Cristian García, Pepe López o Iago Caamaño. Pero ahora la implicación era mayor y la mecánica ya no llegaría desde Cumbria, como ocurría con los Fiesta R2 de 2011, sino que sería fabricada íntegramente en Caboalles. Aunque por el momento la copa ha sido cancelada y la única salida sería realizarla bajo el amparo de la federaciones autonómicas.

Una Copa N5 en la que estaba previsto que al menos una decena de coches se vieran implicados gracias a las unidades de RaceSeven, Oscarsan Sport, Mavisa Sport o la del asturiano Roberto Rozada. Aunque en los últimos días medios asturianos han hablado de la posibilidad de ver de nuevo a Ángel Paniceres en el paronama nacional como piloto oficial dentro de esta nueva copa, una información que el propio piloto ha confirmado a este medio.

Ángel Paniceres, ex-piloto de Opel España y ganador en cuatro ocasiones del apartado Junior en el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto, ha estado trabajando en los últimos meses para conseguir el apoyo de Kia España para competir en 2018. El asturiano regresaría así a formar parte de una marca después de la salida de Opel a finales de 2016 y tras competir dentro de la Dacia Sandero Rallye Cup el año pasado, con las segundas posiciones de Sierra Morena y Ourense como mejores resultados. Un proyecto que se encuentra parado a la espera de que RMC Motorsport y la Real Federación Española de Automovilismo muevan ficha, aunque los planes pasaban por debutar en el Rallye de Ferrol y con un modelo que aún no estaba definido.

Ante las últimas noticias de Roberto Méndez sobre esta copa, queda esperar si esta alianza se mantendrá en alguno de los dos campeonatos nacionales. De llevarse a efecto, Hyundai Kia Automotive Group se convertiría en uno de los grupos automovilísticos con más peso en el panorama nacional de rallyes, contando con un equipo en la categoría R5 formado por dos Hyundai i20 R5, a la espera de que se confirme la llegada de Cohete Suárez, y apostando por los nuevos N5 con Paniceres.