El Gran Premio de Australia fue de nuevo la carrera que nos ha presentado el lienzo inicial de la temporada 2018. Y nos ha confirmado ciertas sensaciones que ya teníamos pero a la vez ha presentado algunas verdades que no tienen por qué ser ciertas.

gp-australia

El más que obvio cambio de McLaren a Renault

Como cada año por estas fechas, ayer muchos fueron a comprar víveres para poder aislarse durante una semana y no permitir que les toque la luz del sol. Este año esa gente son los que en pretemporada dijeron que McLaren se había equivocado al cambiar de Honda a Renault. Si tenéis algún amigo que dijera eso, tratadlo con paciencia y compasión.

Fernando Alonso McLaren

Mientras Fernando Alonso aguantaba en la 5º posición a un Red Bull en su cola, Pierre Gasly lo veía desde las pantallas de televisión en su box, después de que su motor Honda lo dejase tirado. Y su compañero de equipo, Brendon Hartley, luchaba contra la nada en el fondo de la parrilla, con un monoplaza que era una tortuga en recta.

El cambio de Renault a Honda era una decisión tan lógica, que solo la gente que siempre tiene que llevar la contraria podría no estar de acuerdo. Esa gente desaparecerá durante un tiempo, pero tened por seguro que volverán a aparecer a la primera que un motor Renault falle. Esa gente.

Por el contrario, ahora saldrán algunos desinformados que dirán que este es el año de McLaren. No, señores, este año McLaren luchará por los podios como muchísimo y si las evoluciones que trae son muy buenas. Pero el sábado el McLaren no pudo ni con el Haas ni con el Renault en clasificación. Así que tranquilidad, que estamos mejor que el año pasado pero no estamos como tendríamos que estar.

Drama dominguero en Haas por unas pistolas

Quiénes seguro que se quieren esconder son los “tuercas” de Haas. Vaya domingo. Y en el peor momento, porque la escudería norteamericana no tendrá muchas oportunidades tan buenas como la de Australia.

Haas clasificación

Alguno ironizaba sobre el hecho de que la escudería yanqui hubiese tenido problemas con las pistolas, pero la verdad es que a muchos se nos encogió un poco el corazón al ver a Grosjean bajarse del coche y darse golpes en el caso o al mecánico que “falló” llorando mientras Romain intentaba consolarle.

Haas irá bajando. Ahora mismo está ahí porque es el Ferrari del año pasado, pero la falta de modificaciones le irá restando en su lucha con McLaren y Renault y le hará encontrarse con Williams y Force India. Aburrirse como el año pasado no se van a aburrir desde luego, este año son un elemento para tener en cuenta.

Hamilton sigue teniendo el martillo

En clasificación, como vimos el sábado, Hamilton sigue siendo intratable. Dejar a sus rivales por la pole a seis décimas es una salvajada que no deja lugar a la competición. Pero casi peor fue lo de ayer. Hamilton lideró sin problemas, y cuando le pidieron al principio de la carrera que pusiese tierra de por medio lo hizo a razón de dos décimas por vuelta. Pero es que cuando tuvo que tirarse a por Vettel al final, lo hizo incluso a más velocidad. Solo un error del piloto privó al Mercedes de pegarse a la cola del Ferrari.

Hamilton Mercedes

Da la sensación de que Ferrari no ha hecho su trabajo este invierno, porque no solo no se ha acercado a Mercedes, sino que Red Bull se le ha acercado mucho. Veremos en las siguientes carreras, dónde llegarán mejoras para los equipos, si la lucha por el primer puesto está más apretada, pero desde luego las impresiones que deja la carrera del domingo es que Mercedes sigue siendo, con diferencia, el rival a batir.