Auto-Laca competición negocia con Citroën Racing la compra de un Citroën C3 R5 destinado al Campeonato de España de Rallyes, como prueba antes del Mundial de Rallyes. Pepe López favorito para competir con esta unidad.

Después de que Citroën Racing haya confirmado que hasta una veintena de unidades del Citroën C3 R5 hayan sido confirmadas por equipos de toda Europa, se ha filtrado quien será su primer cliente en España: Auto-Laca Competición. El concesionario de Ángel Ramos se encuentra negociando con la marca una de estas unidades para volver al Campeonato de España de Rallyes de Asfalto con un piloto ligado al Grupo PSA con el objetivo de dar el salto a la categoría WRC 2 del Mundial. Pepe López se perfila como el gran favorito para este programa.

Con Pedro Fontes como primer señalado para importar un Citroën C3 R5 a la Península Ibérica, Auto-Laca se convertirá en el segundo equipo que planea poner otra unidad en competición, aunque en su caso será dentro del Nacional de Asfalto. La empresa de Ángel Ramos se encuentra en negociaciones con el Departamento de Carreras Cliente de la marca para cerrar los flecos de esta compra para regresar al certamen nacional con un piloto ligado al Grupo PSA, con todas las miradas fijadas sobre Pepe López. Un proyecto que está destinado a dar el salto a la segunda categoría del Mundial de Rallyes, tal y como ha confirmado Ramos al medio Motor Actualidad. Aunque el equipo canario tendrá que esperar para recibir su unidad, por lo que no descartan alquilar una unidad a otra formación para comenzar a competir cuanto antes. Estas han sido las declaraciones de Ángel Ramos:

“De no disponer a tiempo de que nos suministren una de estas unidades del Citroën C3 R5, y darse la conformidad a este proyecto, no se descarta la posibilidad de adelantar el arranque en el Campeonato de España y compartir una de éstas unidades recién fabricadas con otro Team europeo con el que nos une unas buenas relaciones. La planificación del programa es que este joven piloto adquiera la suficiente experiencia en el nacional como para posteriormente y,  a cortísimo plazo acometer un programa en el WRC-2 de la mano de Citroën”.

Auto-Laca ha sido uno de los equipos más exitosos del panorama nacional y por sus carpas han pasado campeones como Miguel Ángel Fuster, Yeray Lemes o Luis Monzón, a quien ha acompañado en 2017 en su título canario de montaña o en su regreso al Nacional de Asfalto en el Rallye Islas Canarias. Aunque sobre la mesa del equipo y concesionario canario han llegado muchos más proyecto, que no han sido tomados por parte de Ángel Ramos. Aunque ahora Citroën España si que estaría interesada en adentrarse en este programa, lo que está acelerando los plazos con el equipo francés. Así han concluido las declaraciones de Ramos en el medio canario:

“En los últimos años hemos recibido muchas ofertas de equipos y pilotos para volver al certamen nacional, pero no nos hemos decantado por ninguno de los proyectos. Sin embargo, ahora está mucho más cerca de hacerse realidad un ilusionante programa al poder disponer de una de las recientes unidades que está fabricando Citroën Sport del C3 R5. Este año he recibido mucha presión de una de las marcas que represento comercialmente para que me haga cargo de un proyecto nacional con este joven piloto”.

Aunque por el momento no se ha confirmado quien sería el piloto que dispondría de este nuevo proyecto, todo apunta a que será José María López. El piloto madrileño, ganador de la 208 Cup Francesa en 2016 y piloto oficial de Puegeot Sport en el Europeo de Rallyes el año pasado, podría regresar así a un campeonato en el que contó con un programa parcial en 2014 dentro de la Beca RMC. Además, López se reencontrará con un viejo conocido como Cohete Suárez, que ya no será su compañero de equipo sino un rival dentro del equipo oficial Hyundai.

Mientras que en el apartado de las marcas, si este programa finalmente se consagra, Citroën regresaría a un Campeonato de España de Rallyes de Asfalto en el que no logran el título desde que Dani Sordo y Dani Solá lo hicieran con los Citroën C2 S1600 en 2005 y 2006 respectivamente. De esta forma la firma de los chevrones se metería en la batalla con Hyundai, que contará con un total de tres unidades del i20 R5, y con Ford, que ha apostado por el pentacampeón Miguel Ángel Fuster y un Fiesta R5. De esta forma serían tres las marcas que lucharán por el título; mientras que Suzuki se centrará en la categoría N5.