Carlos Sainz, hijo del bicampeón del Mundial de Rallyes y del Rally Dakar, ha mostrado en el programa El Hormiguero su interés por debutar en esta disciplina. Además el madrileño quiere probar el Peugeot 3008 DKR Maxi.

La visita de Carlos Sainz, piloto del equipo oficial Renault Sport en la Fórmula 1, al programa El Hormiguero era una de las más esperadas por los aficionados españoles, que hace apenas unas semanas pudieron ver la entrevista de Pablo Motos a su progenitor. Una visita que ha quedado algo empañada por las preguntas elegidas por la cadena, que distaban mucho de una entrevista seria y que no ha complacido las expectativas de los aficionados al motor. Aún así, el piloto madrileño ha dado varios titulares cuando ha llegado el momento de hablar de su padre, de quien le gustaría seguir sus pasos en la categoría de rallyes.

Casi 300 participaciones, dos títulos mundiales, dos títulos en el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto, 26 victorias en el Mundial de Rallyes, 26 victorias en el Nacional de Asfalto, más de un centenar de podios en su carrera o los más de 760 scratch en el certamen mundial son algunas de las cifras que avalan la excelente carrera de Carlos Sainz, padre, en la categoría de rallyes. Un camino que no decidió seguir su hijo, que desde muy pequeño mostró su interés por los circuitos para llegar a la Fórmula 1, tal y como hizo en 2015 de la manos de Red Bull y el equipo Toro Rosso. Pero, los genes están ahí y el madrileño no descarta saltar de categoría de forma puntual.

Tras la participación de Carlos Sainz en el Rally Dakar de 2018, donde logró su segunda victoria en la prueba más dura del mundo, Pablo Motos le preguntó por su interés sobre esta categoría. Un mundo de los rallyes en los que Sainz ya ha hecho sus pinitos con algunas jornadas de test, un evento de Red Bull en el que se batió a su padre con un car-cross y su estreno en el Mundial de Rallyes a principios de año, dentro de la caravana VIP del Rallye de MonteCarlo. Esta fue su respuesta sobre su atracción por los rallyes:

“Muchísimo. Cada vez estoy más metido en los rallyes y cada vez le doy más el coñazo a mi padre con el tema de los rallyes: súbeme a un rallye, vamos a hacer alguna especial, oye papa quiero hacer un rallye. Y cada vez lo sigo más. “

La participación de Carlos Sainz, ex-piloto de Peugeot, terminó con una invitación del bicampeón del mundo al presentador de El Hormiguero a la jornada de pruebas organizada por la marca del león con la prensa, con el 3008 DKR Maxi como gran protagonista. Unos test en los que Motos quedó muy impresionado por el rendimiento del prototipo del Dakar, una sensaciones que Sainz quiere probar de primera mano e incluso ha pedido a su padre probar el coche si finalmente Peugeot España decide quedarse con esta unidad, la única que el equipo no vendió la semana pasada. Además soltó un bombazo, dejando caer que podría participar en el Dakar en un futuro, estas fueron sus declaraciones:

“Es un tanque, no se le puede llamar coche. Estoy intentando convencerle para que convenza a Peugeot de que se quede el coche y yo lo pueda probar en algún sitio de España. No se donde nos iremos, pero yo quiero darme una vuelta en ese coche y probarlo porque es uno de mis sueños. Puede que algún día se me cruce un cable y decida que me apetece hacer el Dakar. Pero lo dejamos en el aire”.

Por el momento Carlos Sainz se centra en el Mundial de Fórmula 1, donde tendrá un duro reto junto al Renault Sport Formula One Team. El madrileño viajará mañana hasta Bahrein para participar en el segundo gran premio de la temporada, en la que se marca el objetivo de entrar entre los ocho primeros y batallar con el McLaren de Fernando Alonso por ser le mejor detrás de Mercedes, Ferrari y Red Bull.