El aventurero Jesús Calleja ha confirmado a través de sus redes sociales su intención de disputar el Rally Dakar de 2019 a los mandos de una Toyota Hilux del preparador Overdrive.

Aún no hay recorrido, aún no se sabe por qué países pasará, pero los equipos ya trabajan en sus proyectos para la próxima edición del Rally Dakar. La prueba más dura del mundo se espera que abandone Argentina y que conforme un itinerario que transcurrirá por el oeste de América Latina, donde espera estar el leonés Jesús Calleja. El aventurero no se rinde tras los múltiples problemas sufridos este año en su prototipo y ya está trabajando en los apoyos necesarios para dar el siguiente paso en 2019, pasando del Jeep de Jatón Racing a un Toyota Hilux de Overdrive.

La 40ª edición del Rally Dakar, la más dura desde que la prueba dejó África por América, ha marcado un antes y un después en la trayectoria deportiva de Jesús Calleja. El televisivo aventurero pasó de contar con un coche de serie modificado, al estilo del Mitsubishi de Cristina Gutiérrez, a un prototipo 100% creado para el Dakar con un chasis tubular. Un proyecto de la mano del equipo del argentino Ariel Jatón y con la implicación de Jeep, que motorizó el coche y permitió al leonés acudir a la prueba.

Pero Calleja se quedó con ganas de más y por ello en 2019 quiere dar el todo por el todo. Tal y como ha confirmado en su página oficial de Facebook, esta semana se ha desplazado hasta Bélgica, concretamente hasta las instalaciones de Overdrive, para conocer de cerca el Toyota Hilux. Un modelo concebido desde su origen para luchar por cosas más importantes que llegar a la meta, no para pelear con las unidades oficiales pero si para intentar entrar en el top quince. Y ese será su objetivo, el piloto español está buscando los apoyos necesarios para hacer posible este sueño, que podría comenzar en la Baja de Aragón para preparar el duro desafío que supone el Dakar y tomar las primeras sensaciones con el coche. En 2018 compitió con el apoyo de Conguitos, Jeep, Legumbre Luengo o Patatas Hijolusa.

El salto será muy importante, ya que estamos hablando de un coche que ronda los 400 caballos de potencia y es un auténtico depredador del desierto. Un ambicioso proyecto que podrá a prueba a Jesús Calleja y su copiloto, lo que además permitiría a España contar con duplas luchando por la victoria, como serán Nani Roma y Carlos Sainz, si finalmente continúa; por los primeros veinte puestos con Calleja y quizás con un Isidre Esteve que ya sorprendió este año; y por las categorías de coches de serie modificados con Cristina Gutiérrez y el incombustible Xavi Foj.