Porsche y los promotores del Mundial de Resistencia han llegado a un acuerdo y el 911 Turbo de la marca alemana pasará a cumplir las funciones de seguridad durante la supertemporada 2018/19 y en 2020. 

Porsche Motorsport ha dado por concluido su programa LMP1 dentro del Mundial de Resistencia, pero la marca seguirá contando con presencia en el campeonato. Porsche no sólo contará con unidades oficial y privadas en la categoría GTE, sino que han anunciado un acuerdo con los promotores y la Federación Internacional de Automovilismo para que sus 911 Turbo pasen a ser el coche de seguridad por tres años.

¿Quién dijo que no veríamos un Porsche al frente del pelotón en el Mundial de Resistencia? La casa de Stuttgart ha hecho oficial su acuerdo con el campeonato para sustituir a BMW en las labores de seguridad, por lo que sus 911 Turbo serán los encargados de frenar el ritmo de las carreras en caso de accidente. Unidades que contarán no sólo con las luces de seguridad en la parte superiores y los laterales, sino que contará con todo un equipamiento de carreras. Además del motor de 3.8 litros y seis cilindros, Porsche ha dotado estos coches de una jaula de seguirdad en su interior, asientos de competición y una adaptación del cambio de doble embrague PDK, que permitirá al piloto accionar las marchas como en las unidades del equipo oficial de GTE-Pro.

Un auténtico despliegue de la marca que desplazará dos unidades del 911 Turbo a todas las citas de campeonato como coches de seguridad, otras tres a Le Mans como vehículos permanentes y otras once unidades, de diferentes modelos, acudirán a las pruebas como vehículos de actuación, coche médico…

De esta forma las marcas alemanas mantienen su monopolio en las competiciones de motorsport de alto nivel, contando con Mercedes en la Fórmula 1, con BMW en el Mundial de Motociclismo y con Porsche en la Resistencia. Un apuesta por la competición que deja patente la deportividad de sus modelos y su vinculación con el deporte de motor, donde son toda una referencia. Ahora que ya no hay LMP1 de Porsche, Toyota tendrá que ver como un 911 Turbo le impide el paso en las carreras del WEC.