El incidente de Kimi Räikkönen en su segundo pit stop se ha saldado con fractura de tibia y peroné para Francesco, mecánico de la Scuderia Ferrari. Lesión de larga duración.

La trepidante carrera del Gran Premio de Bahréin de Fórmula 1 ha vivido un tenso momento cuando Kimi Räikkönen ha entrado al pit lane para realizar un segundo cambio de gomas, que se saldó con un incidente con uno de sus mecánicos. Francesco, miembro de la Scuderia, era el encargado de colocar el neumático trasero derecho pero un fallo en el sistema de luces del equipo, accionado a través de las pistolas y gatos de los mecánicos, ha llevado al finlandés a salir antes de tiempo y se ha llevado por delante al miembro del equipo. Un incidente que se salda con una fractura de tibia y peroné para el mecánico.

A pesar de la aparatosa imagen de ver como el mecánico era arrastrado por el monoplaza de Kimi Räikkönen, finalmente todo ha quedado en la rotura de una pierna. La rápida actuación de los miembros del equipo detuvo al finlandés antes de salir a pista y evitaron una sanción mayor para Ferrari. Mientras, los compañeros de Francesco en la calle de boxes se apresuraron para interesarse por su estado, al igual que los médicos de la Federación Internacional de Automovilismo. El mecánico fue desplazado hasta el hospital del circuito para ser atendido por el doctor Amhad, quien confirmó la rotura de la tibia y el peroné.

Una lesión que no impedirá que Francesco pueda regresar al box de Ferrari. El equipo tendrá que encontrar un sustituto para las próximas cuatro carreras como mínimo, ya que el tiempo de recuperación se estima en torno a los dos meses. ¡Ánimo para Francesco desde el equipo de PitLane F1!