Skoda Motorsport ha vuelto a subirse a lo más alto del podio en la categoría WRC 2 en el Tour de Corse, lo que supone la tercera victoria para la marca checa y la segunda de Jan Kopecky. Gran estreno del Citroën C3 R5 y problemático fin de semana de Nil Solans con el Fiesta.

Mientras que Sebastien Ogier ha sido el gran dominador del Tour de Corse con los modelos WRC, la segunda categoría del Mundial de Rallyes ha contado con Jan Kopecký como destacado líder desde el primer tramo hasta el último. El checo de Skoda no ha tenido rival a pesar del destacado rendimiento de los nuevo Citroën C3 R5, que debutaban en este campeonato en la cita francesa. Nil Solans y Miki Ibañez han tenido un fin de semana con muchos problemas en su Fiesta R5.

El equipo Skoda Motorsport comenzó liderando la cita francesa gracias a un gran ritmo de Jan Kopecky, que se alzaba con dos de las cuatro especiales del viernes a los mandos del Fabia R5. La joven estrella de la marca checa no lo tuvo nada fácil y en frente tuvo a un sorprendente Citroën C3 R5, que se estrenaba en el Campeonato del Mundo de Rallyes con dos scratchs en su primera jornada, con Stephane Lefebvre a los mandos. Aunque Skoda contaba con un as bajo la manga y su segundo piloto, el  noruego Ole Veiby, dejó grandes cronos en la jornada del viernes para terminar el día en la tercera posición dentro del WRC 2.

El héroe local, Pierre Louis Loubet, perdió tiempo por un trompo, pero el corso se quedaba a 6,9 segundos de Lefebvre con un Hyundai i20, mientras que Fabio Andolfi se encontraba a 8,4 segundos con otro Fabia. Otro francés que tenía problemas era Nicolas Ciamin, que perdía cuatro minutos después de chocar y dañar una rueda. Aunque los más perjudicados en el primer día de rallye fueron el japonés Takamoto Katsuta, que sufría una salida de pista, y Nil Solans, que se encontraba con problemas en la transmisión; ambos con unidades del Ford Fiesta R5.

El sábado el demoledor ritmo de Jan Kopecký continuó en las carreteras de Córcega, consiguiendo cerrar la jornada con más de tres minutos de ventaja tras alzarse con cuatro de los seis tramos. Un gran pilotaje del checo de Skoda que además se vio beneficiado de los problemas de sus rivales, como fue el caso de su compañero de equipo. El otro Fabia R5 tuvo problemas con la caja de cambios en la segunda pasada por Novela, donde se quedaba enganchada en la primera marcha. Pero quien si que tenía que despedirse de la prueba era Stephane Lefebvre, que sufrió problemas de frenos y perdía el control del coche en una curva de izquierdas, golpeando con un muro y destrozando el lateral del coche.

Pero la otra unidad del C3 R5, en manos de Yoann Bonato, tampoco se libró de los problemas y un fallo con el GPS  en el octavo tramo le hizo perder más de seis minutos. El coche de Bonato le lanzó diversas alertas de bandera roja, por lo que el piloto levantó el pie para no caer en una penalización y de esta forma perdió varias posiciones, cayendo hasta el cuarto lugar en la categoría WRC 2. Mientras que la dupla del Rally Team Spain se reenganchaba aunque perdiendo más de media hora, siendo octavos por delante de los Fiesta de Tommi Makinen Racing.

El domingo Jan Kopecký cerró un fin de semana perfecto para sumar así su segunda victoria de la temporada con casi dos minutos sobre Yoann Bonato, que a pesar de los problemas del sábado conseguía un sobresaliente resultado en el estreno del nuevo R5 de Citroën. El podio lo ha cerrado Fabio Adolfi con el Skoda Fabia R5 de ACI Team Italia, con el que ha superado a Veiby por menos de dos segundos en un apretado final entre el italiano y le noruego, que dominó las dos especiales del día.

El quinto lugar fue para el polaco Lukasz Pieniazek, que se recuperaba del golpe de un muro el viernes para reforzar su control sobre la posición. Se benefició de la retirada de Stéphane Lefebvre el sábado, ya que el francés no pudo reengancharse; dejando las últimas posiciones para Loubet, Solans, Takamoto y Arai.