Tras la polémica surgida en el Rali do Cocido con la descalificación de los N5 de Álvaro Muñiz y Adrián Díaz, que equipaban unas manguetas no contemplaban en el reglamento, los dos pilotos gallegos han decidido no acudir al Sierra Morena. 

Tras la confirmación de que Efrén Llarena no acudirá al Rallye de Sierra Morena, hoy han sido dos pilotos los que han anunciado que no acudirán a la cita andaluza este fin de semana. La polémica con las unidades N5 de RMC Motorsport, que parece no tener una solución a corto plazo, ha llevado a Álvaro Muñiz y a Adrían Díaz a perderse la prueba cordobesa, en pro de no echar más leña al fuego y a la espera de que la empresa de Roberto Méndez y Manuel Aviñó lleguen a un acuerdo.

Por sorpresa y a través de su cuenta de Facebook, Álvaro Muñíz ha confirmado que las dos unidades N5 que fueron descalificadas en el Rali do Cocido no estarán en el Sierra Morena. El ex-piloto de Abarth, que ha hecho piña con Andrián Díaz, estaba inscrito para esta segunda prueba del Nacional de Asfalto, pero finalmente no será así. Este ha sido el inicio del comunicado:

“Hasta que nos “enfriemos” un poco, y siguiendo la línea de discreción que adoptamos desde nuestra irregular exclusión, Adrián, Andrea, Antonio y yo hemos decidido no dar más explicaciones por ahora. Quiero dar las gracias al Automóvil Club de Córdoba por el trato que nos ha dado desde el primer momento, haciendo todo lo posible para que tomásemos la salida en el rally, así como a todo mi equipo que ha estado siempre dispuesto a hacer lo que hiciese falta”.

Muñiz se ha sentido muy decepcionado por la falta de acuerdos entre Méndez y Aviñó, de quienes esperaba una reacción tras la convulsa situación que está viviendo los Campeonatos de España de Rallyes; e incluso se celebró una reunión para intentar aclarar la situación. Los pilotos gallegos no quieren avivar la situación y esperan que la pasión por este deporte sea capaz de ver más allá del negocio en las partes implicadas para solventar la situación. Así concluía el comunicado de Muñiz:

“Creo que todos teníamos ganas de disfrutar de otro espectáculo deportivo como fue el Rally de Lalin, y por ello llevamos cuatro semanas haciendo todo lo posible para resolver este asunto, pero ha sido imposible. Es una lástima que algunos se olviden de que esto, antes que nada, es un deporte. Está claro que nosotros lo entendemos de otra forma muy diferente. ¡Esperamos vernos pronto!”

Horas después, era Adrián Díaz quien confirmaba las declaraciones de Muñíz, de nuevo en su cuenta de Facebook. El gallego, que iba a estar en Córdoba con uno de los Clio N5 de RMC Motorsport y con Adrea Lamas a la derecha, se sentía muy preparado para el reto que suponía esta prueba, pero por el momento no hay resolución a la reclamación impuesta tras el Rali do Cocido, y esperan solucionar primero ese apartado. Díaz no pierde la esperanza de seguir disfrutando de la carreras, algo que quiere hacer este año con la montura de Renault:

“Nos habíamos inscrito en el Rallye de Sierra Morena pero las circunstancias hacen que no estemos en la salida.
Desde el principio el Automóvil Club de Córdoba nos puso todas las facilidades para que en este momento de incertidumbre pudiéramos estar presentes.

Andrea, yo y todo nuestro equipo estábamos preparados para ir a competir como lo hemos hecho siempre, centrándonos en demostrar a aficionados y patrocinadores nuestra forma de entender las carreras.
Álvaro Muñiz, Antonio Solorzano, Andrea Lamas y yo seguimos queriendo disfrutar de nuestro deporte y seguiremos luchando por defender nuestro honor delante de aquellos que decidieron mancharlo con nuestra irregular exclusión del 24 Rali do Cocido”.

Con estas dos bajas, los dos Suzuki Swift de Joan Vinyes y Javier Pardo se perfilan como los dos gran favoritos para hacerse con la victoria en la categoría N5, en la que además estará el Peugeot 208 de Nacho Gracia, una unidad que salió de las instalaciones de RMC Motorsport en 2017.