“Debería haber hecho las cosas de diferente manera, sí, pero si supiéramos todo lo que va a pasar de antemano tendríamos la posibilidad de cambiar el mundo entero”, aseguró el piloto de Red Bull.

Max Verstappen - Red Bull - Interlagos - Sábado

Que Max Verstappen no pasa por su mejor momento en la Fórmula Uno es un hecho. El holandés está siendo uno de los pilotos señalados tras las tres primeras carreras de la temporada. Su actuación en los Grandes Premios de Australia, Bahréin y China ha alimentado las críticas de quienes aseguran que su forma de conducir excede los límites del reglamento e insisten que debería modificar su modo de pilotar, totalmente contrario al de su compañero de equipo, Daniel Ricciardo, que ya ha conseguido la primera victoria para Red Bull esta temporada. En Melbourne fue víctima de su ansiedad en los primeros segundos de carrera y a punto estuvo de trompear. Lo mismo le ocurrió en Sakhir, donde se tocó con Lewis Hamilton en las primeras de cambio y tuvo que abandonar como consecuencia de un pinchazo. En Shanghái vivió el tercer episodio de esta particular pesadilla. Primero acabó fuera de pista al buscar superar a Lewis Hamilton y más tarde colisionó contra Sebastian Vettel en la curva 14 en una maniobra más que polémica. El holandés era más rápido que el de Ferrari pero no había el espacio suficiente para completar su maniobra. El de Red Bull fue sancionado con diez segundos de penalización y, a pesar de cruzar la meta en cuarta plaza, fue quinto clasificado.

Sin embargo, esta situación no parece que vaya a afectar a su manera de afrontar las carreras. “No seré menos agresivo“, declaró Verstappen. “Haré caso a las pesonas que me conocen bien y saben cómo trabajo, no necesito ningún psicólogo. Duermo bien, siempre duermo bien… debería haber hecho las cosas de diferente manera, sí, pero si supiéramos todo lo que va a pasar de antemano tendríamos la posibilidad de cambiar el mundo entero“, añadió. Cansado de las duras críticas Verstappen reconoció sus errores: “Sé que no fue mi mejor carrera, pero no tengo que pensar más. Aprendí algo de eso y voy a seguir adelante, no seré menos agresivo, pero veré mejor la situación“, explicó. El joven piloto tiene ya la mente puesta en el próximo Gran Premio de la temporada, celebrado en Bakú: “En este punto, tenemos que mirar hacia delante, así que espero que las cosas salgan bien en Bakú“, sentenció. El mal arranque de 2018 hace que Verstappen sea octaco en la clasificación general de pilotos con 18 puntos -19 menos que Ricciardo. Habrá que esperar a comprobar si este complicado inicio de temporada afecta a sus resultados en las próximas citas del campeonato.