Aston Martin se posiciona como la alternativa de Ferrari en el Mundial de Fórmula 1, donde la entrada de la marca británica podría terminar con el chantaje del abandono por parte de los de Maranello según Andy Palmer.

¿Podría existir la Fórmula 1 sin Ferrari? Este es una pregunta con la que la marca italiana lleva años jugando con los dueños de la categoría, a los que ha amenazado en un sin fin de ocasiones para conseguir unos mayores privilegios, conviertiéndose en una pilar vital en los cambios de reglamento gracias a su derecho al veto. Pero ahora Aston Martin se está planteando regresar a la categoría como motorista, y la marca británica tiene claro que podría cubrir el hueco de Ferrari en la Fórmula 1.

La Fórmula 1 cuenta con un incierto futuro para las próximas temporadas, estando previsto un nuevo cambio en el reglamento en 2021. Desde la llegada de Liberty Media la categoría está experimentando cambios días a día, en busca de una competición más simple para los aficionados y de convertirlo, de nuevo, en un deporte de masas como es la Nascar o la IndyCar al otro lado del Atlántico. Por ello, la empresa americana quiere cambiar los motores de cara a 2021 para que estos sean más baratos y sobretodo más simples, apostando por los V6 Turbo con tecnología híbrida, pero más parecido al Mundial de Resistencia que al que tenemos actualmente.

Una medida con la que algunos motoristas pero que está llamando la atención de las marcas, como es el caso de Aston Martin. Los británicos ya trabajan con Red Bull, no como motorista pero si como sponsor, y se espera que pudiera fabricar un motor de cara al nuevo reglamento. Unos trabajos que ha confirmado Andy Palmer, CEO de la marca, a la revista F1 Racing:

“Liberty obviamente quiere un nuevo motor. Quieren que el campeonato avance. El inconveniente es que los equipos no quieren cambiar mucho el motor. Con los antiguos dueños esta idea habría ganado, pero los actuales tienen a gente detrás de ellos diciendo ‘si estableces las reglas de cierta manera, podríamos estar interesados en suministrar un motor’. Ahora hay alternativas”.

Esta llegada podría causar un conflicto de intereses con Ferrari, a quienes se les están terminando los privilegios del Pacto de la Concordia. Las dos marcas comparten mercado y Aston cree que su llegada se podría convertir en un soplo de aire fresco y de liberación para Liberty Media, que podrían jugar con su baza en los momentos en los que Ferrari saca a relucir una posible salida como forma de chantaje ante los mandamás de la categoría. Estas han sido las declaraciones de Palmer al respecto:

“Ahora, cuando Ferrari amenaza con dejar el campeonato, Liberty puede decir, ‘bueno, Aston Martin y Ferrari son un nicho de mercado parecido, el mismo tipo de cliente, tal vez no sea tan malo que se vayan. En el fondo se trata de un entretenimiento, atractivo para los amantes de los coches y también para ayudar a que avance la tecnología. La forma en que nos comportamos en este momento, no cumple con lo establecido. Tenemos gente negociando, e incluso si al final no llegamos a entrar, tal vez ayudemos en el proceso de mejorar del campeonato”.