Fernando Alonso se estrenó ayer con victoria en el Mundial de Resistencia en las 6 horas de Spa. El asturiano llevó el Toyota 8 hasta la línea de meta y fue el piloto de su equipo con más tiempo dentro del coche. La siguiente cita será Le Mans, la prueba que todos los pilotos quieren ganar.

Alonso se muestra preparado para Le Mans | Foto: WEC

Primera carrera en el Mundial de Resistencia, y primera victoria. No puede haber un mejor estreno. Fernando Alonso hizo dos relevos en las 6 horas de Spa y fue el piloto que más tiempo estuvo pilotando el Toyota número 8. Fue el encargado de llevar el coche a la línea de meta y tuvo que sufrir para conseguirlo. Un Safety Car a una hora del final de la carrera acabó con la ventaja de un minuto que tenían sobre el otro Toyota. Todo lo que habían logrado Buemi, Nakajima y el propio Alonso, se desvanecía en unos pocos segundos. Pero tras el último paso por boxes, Toyota decidió no arriesgar el doblete y ordenó a sus pilotos mantener las posiciones.

Para Alonso fue “lo más seguro”. “Tuvimos que luchar hasta el final. El equipo es increíble. Una carrera de seis horas parece fácil, pero creo que los otros LMP1 fueron rápidos al principio de la carrera, y paramos incluso antes que ellos en la primera parada. Ahí hubo riesgos”, aseguró el español.

“Cualquier cosa puede pasar en seis horas, mucho tráfico, muchos momentos de riesgo. Así que creo que hemos manejado la carrera a la perfección y conseguimos el doblete, así que es bueno para el equipo. Fue un invierno largo, muchas pruebas, mucho simulador, muchos análisis. El equipo ha trabajado mucho en este coche y en este equipo para esta temporada”, decía Alonso.

La superioridad de Toyota parecía evidente, pero el bicampeón asturiano cree que no es tan sencillo plasmar esa ventaja en pista: “Vienes a Spa y todo el mundo piensa que es fácil hacer un doblete, pero luego el sábado tienes que conseguir el resultado”.

Preguntado por sus primeras impresiones sobre el WEC, Alonso decía: “Creo que definitivamente es un desafío. Es un reto por la preparación, por el enfoque, por la concentración. Creo que fue un buen debut“.

“Necesitas estar toda la carrera siempre al máximo. Creo que la gestión del tráfico y de la carrera en sí, cómo se desarrolla y lo rápido que cambia con los coches de seguridad y cosas por el estilo. Tienes que estar preparado para cualquier cosa. Es una buena prueba, y estoy listo para Le Mans“, manifestaba.

El próximo 16 de junio se dará la salida de la mítica carrera francesa. Para Alonso, las 6 horas de Spa fueron “un calentamiento para Le Mans. Es una preparación, como un test pero con puntos y la bandera a cuadros”. Y cree que el equipo está “listo para Le Mans. Definitivamente Le Mans es mucho más duro. Son 24 horas y muchos problemas pueden aparecer en 24 horas, pero estamos lo más preparados posible. Creo que vamos a ir con confianza a la carrera”, afirmaba.

Sobre la sequía que arrastraba desde el GP de España de 2013, el asturiano tiraba de humor: “gané un par de carreras de karts. En un campeonato mundial de la FIA, fue en la Fórmula 1 hace unos años en España con Ferrari”. “Les decía a Kazuki y Sébastien: ‘¡Qué bueno es estar en el podio! Estaré aquí toda la noche. ¡Intentaré dormir aquí!”, decía entre risas Alonso.