El Gran Premio de España fue el peor Gran Premio de la temporada para Ferrari. Kimi Räikkönen tuvo que retirarse por un problema en el motor, mientras que Sebastian Vettel acabó cuarto después de una mala estrategia.  Sin embargo, el piloto finlandés no está preocupado por el rendimiento del equipo y espera volver a luchar por la victoria en Mónaco. “Soy bastante optimista y creo que estaremos en buena forma”, ha declarado.  

Kimi Räikkönen, saliendo de boxes durante el Gran Premio de España | Foto: Ferrari

El equipo Ferrari no vivió su mejor Gran Premio en Montmeló. En clasificación, ni Vettel ni Räikkönen lograron meterse en la primera fila por primera vez esta temporada. Ambos pilotos ocuparon la segunda fila de la parrilla, con Vettel tercero y Räikkönen cuarto. En la salida, el alemán superó a Bottas para colocarse en segunda posición, pero no pudo seguir el ritmo de Hamilton. Por su parte, Räikkönen continuó en la cuarta posición, pero seguido muy de cerca por Max Verstappen.

Sin embargo, el finlandés se vio obligado a retirarse en la vuelta 24 por un problema en el motor. Vueltas más tarde, Ferrari decidió llamar a Vettel para su segunda parada. La razón, el desgaste de los neumáticos, ya que como aseguró el alemán no podían seguir la misma estrategia que los demás. El de Ferrari pasó de la segunda a la cuarta posición y perdió la oportunidad de subir al podio.

A pesar de la bajada de rendimiento en Montmeló, Kimi Räikkönen no está preocupado. “Lo resolveremos en las próximas carreras”, ha comentado en una entrevista a la web de la Fórmula 1. El finlandés tampoco se sorprendió del rendimiento de Mercedes. “Han estado muy cerca, pero en Barcelona parecían tener ventaja. Seguro que eran fuertes, ¿pero era el circuito u otra cosa?”, ha declarado.

Räikkönen confía en volver a luchar por la victoria en Mónaco

Le polémica ha brotado con el cambio de neumáticos de Pirelli. La marca italiana decidió reducir la banda de rodadura en 0,4 milímetros, por lo que ha sido acusada de cambiar los neumáticos para beneficiar a Mercedes. En Mónaco ya no existirá este cambio, por lo que se espera una lucha abierta entre ambos equipos, a la que quizá se sume Red Bull aprovechando las condiciones del trazado monegasco.

La temporada pasada, Ferrari consiguió un doblete en Mónaco. Kimi confía en que el equipo vuelva a luchar por la victoria. “Soy bastante optimista y creo que estaremos en buena forma”, ha explicado. A pesar de todo, el equipo debe seguir trabajando, ya que según Räikkönen “queda mucho trabajo por hacer”.