Citroën Racing ha dicho basta y ha decidido despedir a Kris Meeke y Paul Nagle tras los múltiples accidentes en el Mundial de Rallyes. Mads Ostberg correrá en Italia, a la espera de que se confirme el relevo del británico.

Se veía venir que Kris Meeke no podía seguir por el camino que ha tomado desde la pasada temporada y Citroën ha explotado. La marca francesa se ha cansado de los múltiples accidentes del piloto británico, que este fin de semana destrozó el C3 WRC poniéndose su salud, y la de su copiloto, en riesgo. La marca francesa ha decidido prescindir de sus servicios y se espera que en los próximos días, o incluso en horas, se anuncie el relevo de Meeke, que ni siquiera sabía lo que se estaba cocinando en la sede del equipo en Versalles.

Salidas de pista, abandonos y miles de euros tirados en piezas, el regreso de Citroën Racing no está siendo el esperado y Kris Meeke no termina de despegar con la firma de los chevrones. 2017 no esperó con buen pie y ya en MonteCarlo el Citroën C3 WRC del británico realizó el primer “test de resistencia”, algo que se repetiría en Argentina o Italia. Una serie de accidentes que le costaron perderse el Rally de Polonia a modo de aviso, dando la oportunidad de Andreas Mikkelsen. Pero las cosas no han cambiado en este 2018 y Portugal supuso la gota que colmó el vaso, con un fuerte impacto que destrozó el coche y que, de no ser por las grandes medidas de seguridad de este deporte, podría haber causado daños tanto para Meeke como para Nagle. Por lo que la marca ha decidido dar carpetazo a su relación, que se fraguó con el título del británico con el IRC con Peugeot UK en 2009.

A través de un comunicado en su página web, Citroën Racing ha confirmado que la salida de Kris Meeke y Paul Nagle es inmediata y que en Italia ya no estarán con el equipo oficial. Una noticia que ha llegado por sorpresa ya que minutos antes de la publicación del comunicado, el propio piloto publicaba un post en su página de Facebook donde esperaba resarcirse de lo ocurrido en las tierras lusas. Así es como concluía este comentario del piloto:

“Portugal ha terminado, y ya estamos esperando a Cerdeña en un par de semanas. Nuestra posición inicial debería ayudarnos de nuevo y tenemos unos test previos para probar unas cuantas ideas más sobre la puesta a punto, habiendo aprendido más del coche el fin de semana pasado. Será bueno poner esos cambios y mejoras en la práctica, y soy optimista de que podremos dar un nuevo impulso a nuestra temporada mientras nos acercamos al verano”.

Esta salida deja un hueco libre en el equipo Citroën Racing, que aún tiene que informar quien será su sustituto. Mads Ostberg se perfila como el favorito para optar a un programa con la casa francesa para lo que queda de temporada, acompañando a Craig Breen. Aunque Citroën este año cuenta con una amplia cartera de pilotos y Sebastien Loeb también se mete en la pugna por ese sitio, que la marca espera que sea con un programa completo la próxima temporada. Además Al-Qassimi seguirá dentro del equipo gracias a la aportación de Abu Dhabi Racing y Stephane Lefebvre, que está disputando el WRC 2 con el nuevo R5 de la marca, podría tener esta temporada una oportunidad con el hermano mayor.