Toyota espera la decisión de Kimi Raikkonen sobre su continuidad en la Scuderia Ferrari, ya que podría correr algunas pruebas con ellos la próxima temporada en el Mundial de Rallyes. 

La llegada de la Fórmula 1 a Mónaco supone uno de los grandes acontecimientos de la temporada por la espectacularidad que brinda el particular circuito urbano, aunque también se convierte en una semana de negociaciones entre equipos, pilotos y patrocinadores. Unas conversaciones en las que Kimi Raikkonen, al igual que ocurrió con Alonso en 2014, es el centro de todas las miradas ya que su continuidad o no en Ferrari mantiene en vilo un buen número de movimientos. Una salida de la marca italiana, y de la Fórmula 1, que llevaría al finés de nuevo al Mundial de Rallyes, tal y como apuntan medios de su país.

El último ganador del Mundial de Fórmula 1 con Ferrari, título conseguido en 2007, estaría cerca de dejar el Gran Circo como ya hizo hace once años, aunque esta vez de forma definitiva. Raikkonen lleva varios años en el centro de todas las miradas por su compleja situación en la Scuderia, aunque año tras año ha ido demostrando estar al nivel para mantenerse en la categoría reina. Pero en 2019 todo podría cambiar y Ferrari ya cuenta con interesantes opciones para sustituirlo como es el caso de Daniel Ricciardo, Max Verstappen o subir a Charles Leclerc a un equipo ganador.

Pero, ¿supone el final de la carrera deportiva de Kimi Raikkonen? Lo cierto es que el piloto aún no ha definido cuál será su futuro fuera de la Fórmula 1 pero medios finlandeses ya tendrían la solución: los rallyes. Desde 2009 hasta 2011 ya realizó su primera intervención en la categoría, llegando a ser piloto oficial de Citroën durante un año en el Mundial de Rallyes. Aunque ahora el camino de ‘Ice Man’ llegaria a Toyota y esta semana Tommi Makinen, líder del equipo oficial, se encuentra en Mónaco, e incluso ha visitado el yate que el piloto ha alquilado para el GP de Mónaco. Una reunión en la que también han estado presentes Sami Visa, mánager del piloto, y Mia Miettinen, Directora Adjunta de Tommi Mäkinen Racing y que ha confirmado que Toyota está a la espera de conocer la decisión de Ferrari y del piloto. 

Un cuarto coche muy cotizado

El regreso de Toyota era uno de los más esperados del Mundial de Rallyes y la pasada temporada ya dejaron claro que todas las dudas que dejaron en los test previos, donde sufrieron un sinfín de problemas mecánicos, no les iban a impedir demostrar su potencial. Esto ha convertido al equipo Toyota Gazoo Racing en uno de los más cotizados y este año han conseguido hacerse con los servicios de Ott Tanak después de desembolsar una buena suma de dinero a M-Sport. Además cuentan con Latvala y Lappi en nómina, tres pilotos que se esperen que continúen en 2019.

Pero a lo largo del año han surgido varios nombres para subirse al Yaris WRC a lo largo de la temporada, aunque los rumores no se han ido confirmando. Nasser Al-Attiyah, piloto de Toyota en el Rally Dakar, fue uno de los primeros en mostrar su interés por el compacto japonés, desarrollado en Finlandia, para disputar varias pruebas del Mundial, empezando en Argentina o Portugal; mientras que Takamoto Katsuta, piloto del Tommi Makinen Racing y joven promesa de la marca, sonó con fuerza para debutar en la categoría absoluta en Portugal. Dos pilotos ligados a Toyota que, por el momento, aún no han podido catar el Yaris WRC. Y es precisamente ese rol, con un programa parcial como el que está teniendo Sebastien Loeb en Citroën, el que estaría destinado a Kimi Raikkonen, que en las ruedas de prensa de MonteCarlo ha dejado caer que su pasión por el motorsport y sus ganas de competir no han terminado.