La Fórmula 1 discute su devenir mientras aumenta su audiencia en Europa, pero a la vez recibe críticas (incluso de los propios pilotos) y aburre a muchos fieles adeptos.

Imagen de una salida de F1

La actual Fórmula 1 se encuentra en un proceso abierto de diálogo de cara a los cambios que se producirán en el año 2021. Puede parecer lejano, pero para modificar todas las estructuras y actuar en consecuencia con un cambio de reglamentación tan grande, hace falta ser previsores e ir marcando objetivos desde una etapa temprana.

Si bien es cierto que el tema de la reglamentación está un poco mas cerca de llegar a un acuerdo con todas las partes (con Mercedes cediendo a favor de eliminar el MGU-H), falta ver qué dirección tomar en el plano aerodinámico. Para el año que viene ya está aprobado el reglamento que permitirá que los alerones traseros con el DRS incorporado tengan mayor dimensión y, por ende, sean mas efectivos. De igual manera se simplificarán los apéndices aerodinámicos y el alerón delantero también para, en teoría, favorecer los adelantamientos.

En teoría, porque tras muchos cambios en la reglamentación buscando mayor espectáculo y mayor emoción y adelantamientos, parece que casi se hubiera logrado el efecto contrario. Para muestra este pasado Gran Premio de Mónaco. Todos sabemos que es un circuito urbano, corto y estrecho, donde la efectividad del DRS es menor que en otros circuitos. No obstante la Fórmula 1 no se puede permitir que la carrera, mas allá de abandonos y de un Verstappen con un coche infinitamente superior pese a salir último, pongan toda la pimienta a la carrera.

No soy quien para decir si circuitos urbanos tipo Mónaco no deberían estar en el calendario (que por mi parte no sobran), pero me gustaría ver una reflexión conjunta de la FIA, con Liberty y los equipos. Me encantaría, porque más allá del espectáculo, la Fórmula 1 siempre ha gozado de los mejores pilotos e ingenieros, y está a la vanguardia de la tecnología. Y no son pocas las voces actuales que sugieren que el WEC, la Indy o incluso la Fórmula E son más interesantes para el espectador que la actual Fórmula 1. Porque el “Gran Circo” lo es por tener a la crème de la crème, no por ser un espacio para promocionar a pilotos (debutantes o no) con asientos pagados gracias a sus contactos millonarios.