Sebastian Vettel ha dominado con mano de hierro el Gran Premio de Canadá y ha conseguido una gran victoria que le devuelve el liderato del Mundial. En el podio le han acompañado Valtteri Bottas y Max Verstappen. En cuanto a los españoles, Sainz ha terminado 8º y Fernando Alonso ha tenido que abandonar por un problema en su monoplaza.

Vettel gana el Gran Premio de Canadá

Vettel ha tenido un camino fácil para la victoria desde el principio. El alemán hizo una salida perfecta y llegó solo a la primera curva. Por detrás, Max Verstappen intentaba el adelantamiento sobre Bottas pero el piloto de Mercedes se defendía muy bien y conseguía mantener la segunda posición. El que si conseguía adelantar era su compañero, Daniel Ricciardo, que en la primera curva ya se ponía por delante de Kimi Räikkonen. Por su parte, Alonso perdía posiciones al ser empujado por Magnussen a la hierba y caía casi hasta el fondo de la parrilla.

Salida limpia que se estropeaba un par de curvas más tarde, todavía en la primera vuelta, en la curva 4. Brendon Hartley intentaba adelantar a Lance Stroll, que justo en ese momento perdía el control de su monoplaza y empujaba a Hartley contra el muro. El Toro Rosso se elevaba y deslizaba por las protecciones, aunque por fortuna para el neozelandés, sin llegar a despegar. El resultado: los dos pilotos fuera. Mala suerte para los canadienses allí congregados dispuestos a ver a su piloto local.

Debido al accidente, el coche de seguridad tuvo que salir a pista. Vandoorne y Ericsson pasaron por boxes. En la relanzada, Pérez y Sainz se pusieron en paralelo al llegar a la curva 1 y el mexicano se fue largo, derrapando sobre el césped y volviendo cruzado al asfalto. Fernando Alonso aprovechó esto para pasar de la 14º posición a la 11º posición en la relanzada, con solo un gran Leclerc como obstáculo para sumar puntos. Sergio Pérez llegó a pedir una inexplicable bandera negra para Sainz, pero la FIA no aplicó ninguna sanción.

Vettel tiraba y se separaba del resto, poniéndose en pocas vueltas a cuatro segundos de Bottas. Por su parte, Hamilton reportaba puntualmente problemas de potencia.

Las paradas llegaron y con ellas cambios de posiciones en la parte media. Esteban Ocon tuvo un problema en su parada y los dos Renault, con Hülkenberg al frente, aprovecharon para adelantarle. Por su parte, Fernando Alonso realizaba el undercut sobre Charles Leclerc y se ponía 10º, ya en los puntos.

En cuanto a las paradas de los líderes, Vettel, Bottas y Räikkonen aguantaron. Ricciardo aprovechó una temprana parada de Hamilton para hacer un undercut sobre él y ponerse 4º. Su ingeniero le reportaba a Vettel que pasaban al plan B, que no era otro que aguantar la parada todo lo posible.

A partir de este momento la carrera se durmió, prácticamente hasta el final de la carrera. Aparte de Vettel, Bottas y Räikkonen (que paró en la vuelta 33 y se puso 6º dónde terminó la carrera), el otro que faltaba por parar era Romain Grosjean. El francés fue un aliado para Hülkenberg y Sainz, ya que Ocon no conseguía adelantarlo y con ello los Renault podían mantener su posición hasta el final de la carrera.

En la vuelta 38 Vettel paró, previa parada de Bottas, y sentenció la carrera. El alemán puso neumáticos superblandos y se encaminaba con mano dura hacia la victoria.

Vueltas más tardes terminaba la carrera de Fernando Alonso. El español rodaba 10º, encaminandose a un final de carrera en los puntos, pero notó una pérdida de potencia y se lo comunicó al equipo. Los ingenieros le pidieron a Alonso que llevase el coche a boxes: su carrera había terminado. Tras el análisis del coche, los mecánicos determinaron que el problema estaba localizado en el escape.

Y desde esto, la nada. Hamilton empujó un poco para presionar a Ricciardo y Verstappen hizo lo mismo con Bottas, pero ninguno pudo ni siquiera inmutar a su adversario. Lo más destacado del final de la carrera fue que la modelo Winnie Harlow, la encargada de ondear la bandera a cuadros, lo hizo una vuelta antes del final. Por lo tanto, Sebastian Vettel pudo celebrar su victoria dos veces. Una carrera muy aburrida, y ya van tres. Ojalá en Francia veamos algo más de emoción, porque entre estos neumáticos ultraduros y esta aerodinámica prohibitiva con los adelantamientos en alguna de estas nos quedamos dormidos.

Clasificación del GP de Canadá