El joven piloto de Sauber ha sorprendido en este inicio de temporada con sobresalientes actuaciones,  ¿apostará Ferrari por la llegada del monegasco a final de temporada si Kimi Räikkönen abandona el equipo?

Pocos, muy pocos dudan de la capacidad y la aptitud de Charles Leclerc para pilotar al máximo nivel en una de las categorías más exigentes del automovilismo. Nadie duda de su talento; con tan sólo veinte años y siete carreras de Fórmula Uno a sus espaldas ya ha conseguido enamorar a muchos aficionados a este deporte. Rápido, consistente, talentoso, inteligente a la hora de efectuar las maniobras y muy habilidoso al volante, Leclerc es una de las sorpresas que está dejando la presente temporada de Fórmula Uno. De hecho, ya suma diez puntos en la clasificación general y es decimocuarto clasificado con uno de los coches menos competitivos de la parrilla, el C37, que aunque sí ha mejorado respecto a la pasada temporada aún demuestra muchas carencias a la hora de batise en duelo con sus rivales más cercanos. Y es que a Marcus Ericsson le ha salido un duro rival en su mismo equipo. El sueco sólo ha podido sumar dos puntos en este comienzo de temporada y parece que su guerra con el monegasco está perdida.

Las mejores alianzas están destinadas a encontrarse de alguna u otra forma y es por eso que Charles Leclerc debe vestir de rojo. El color de Ferrari con que tanto ha soñado años atrás: “Correr para la Scuderia sería la realización de mi sueño“, dijo en más de una ocasión. Y ese sueño está ya un poco más cerca. Porque esta unión permitiría a Ferrari dar un buen paso al frente a la hora de pelear por el título de constructores. A día de hoy el asiento de Kimi Räikkönen no genera, ni mucho menos, el mismo rendimiento que el de Sebastian Vettel y los de Maranello necesitan otro piloto que consiga números muy similares a los del piloto alemán cuatro veces campeón del mundo. Las cifras están ahí: en el año 2014 el finlandés sumó unicamente 55 puntos por los 161 de Fernando Alonso; en 2015, 150 frente a los 278 de Vettel; 186 en 2016 por los 212 del alemán y la temporada pasada 205 mientras Vettel logró 317. Esta temporada, más de lo mismo: mientras Sebastian Vettel lidera la tabla con 121 puntos, Räikkönen ostenta 68, siendo el emparejamiento más descompensado entre compañeros de equipo de los tres equipos más fuertes de la parrilla. Es por eso que si los de la Scuderia Ferrari quieren optar, al menos, a pelear con Mercedes por esta corona necesitan un protagonista de las dimensiones de Charles Leclerc: Ya son cuatro años viendo cómo Mercedes se alza con el título de constructores y la necesidad aprieta para un equipo históricamente ganador como Ferrari. El joven Charles Leclerc ya conoce la atmósfera ferrarista (en marzo de 2016 se unió a la academia de jóvenes pilotos de Ferrari) y su progresión hasta la Fórmula Uno ha sido merecedora de un asiento en uno de los monoplazas rojos.

Daniel Ricciardo, la alternativa

Si bien es cierto que Charles Leclerc es una de las opciones más atractivas para el futuro de Ferrari también lo es la de Daniel Ricciardo. Otro de los pilotos que más elogios se ha llevado a lo largo de las últimas temporadas y que finaliza contrato con el equipo Red Bull y que por el momento no ha querido pronunciarse sobre sus planes. Daniel Ricciardo tiene a su favor su amplia trayectoria en la categoría y ya sabe lo que es conseguir victorias y poles: siete triunfos, dos poles y 29 podios completan sus logros en la Fórmula Uno con un monoplaza que nunca ha estado por encima del resto. Rápido, sutil y metódico el australiano cuenta con un buen número de papeletas para ocupar uno de los asientos de ‘Il Cavallino Rampante‘. En contra, en cambio, lo que aún tiene que decir al respecto un Sebastian Vettel que podría negarse a la llegada de Ricciardo al otro lado de su garaje. De hecho, ya sabe lo que es tener a Ricciardo a su lado en un duelo del que no salió bien parado: 238 puntos frente a los 174 del alemán. Las piezas están sobre la mesa y la salida de Kimi Räikkönen obligaría a mover ficha a los responsables de la Scuderia: Charles Leclerc o Daniel Ricciardo, ¿quién debería ocupar el asiento de Ferrari?