El error de Kamui Kobayashi, que no entró en boxes cuando le tocaba y tuvo que completar una vuelta sin combustible, deja la victoria muy sencilla al #8 de Toyota.

Con Rafa Nadal ondeando la bandera francesa en la línea de meta, la carrera se ha puesto en marcha con los dos Toyota luchando desde la primera curva. Conway no ha dudado en atacar a su compañero de equipo, pero Buemi ha mantenido la primera plaza en las primeras vueltas; mientras que por detrás se producía un toque entre los favoritos en LMP1. Rebellion y Dragonspeed tuvieron un toque en Dunlop cuando Lotterer se pasó de frenada e impactó contra el dorsal #10, lo que les obligó a pasar por boxes.

Antes de completarse la primera vuelta, Conway conseguía ganarle la posición al TS050 #8 y ganar algo de distancia, aunque los dos prototipos japoneses no lograban ganar espacio con los también LMP1 de SMP Racing y Rebellion. Por detrás los Porsche #91 y #92 mantuvieron una pugna en las primeras curvas que se extendió varias vueltas, aunque Bruni supo marcar las distancias con el particular 911 pintado como un cerdo.

Con la llegada de la sexta vuelta, los prototipos alcanzaron a los últimos GTE y vuelta a vuelta fueron doblando a los coches más “lentos”, lo que dejó momentos muy vibrantes entre SMP y Rebellion. Además los GTE-Pro también han aprovechado la ocasión para realizar adelantamientos al límite en las chicanes de Hunadieres, con el Ferrari #71 muy agresivo y escalando posiciones. Por su parte, Antonio García ganó tres posiciones en los primeros giros.

A la docena de vueltas las paradas en boxes empezaron a producirse, aunque en ningún momento Toyota perdió la primera posición. Mientras que en LMP2 era Vergne quien se hacía con la primera plaza y en GTE-Pro Ferrari tomó la delantera por unos segundos, hasta que Porsche recuperó las dos primeras plazas con la llegada del pit stop de la marca italiana.

Durante la tarde la carrera continuó bajo el yugo de Toyota, que optó por Fernando Alonso y Pechito López para disputar buena parte de la parte vespertina. Una lucha entre los hispanohablantes que dejó grandes momentos como en el relanzamiento del Safety Car causado por el accidente del ByKolles. Con el argentino por delante, los Toyota #7 y #8 se vieron envueltos en el tráfico en la relanzada y tuvieron que sortear el tráfico en una auténtica melé de coches, con imágenes como la de Alonso por fuera en las Curvas Porsche.

Por detrás SMP Racing se mantuvo fuerte frente a unos Rebellion que se descolgaron con el incidente de Lotterer en el arranque de la prueba. El equipo suizo no pudo hacer frente al #17, aunque la otra unidad de SMP se vio envuelto en los problemas, una avería en el motor que les dejó en el garaje durante casi 50 vueltas. Mientras que en la categoría LMP2, G-Drive se mostró imbatible mientras que Jackie Chan DC Racing, su gran rival, vio como todos sus prototipos tenían problemas con diversos pinchazos. Y Juan Pablo Montoya protagonizó un accidente al irse recto con el United Autosport.

En la categoría GTE-Pro continuó el dominio de Porsche, aunque Ford no se arrugó y llegó a liderar la prueba durante un puñado de vueltas. La gran sorpresa de la tarde fue BMW con el M8#81, que se coló entre los mejores plantando cara a Porsche y Ford; mientras que Antonio García devolvió a Corvette en la batalla por el título después de un gran arranque de stint, ganando tres posiciones en veinte minutos. Y en GTE-Am Depsey-Proton ha estado compitiendo a otro nivel, dejando a Spirit of race o Team Project 1 sin opciones de asaltar la primera plaza.

Con un tercio de carrera completado, los Toyota TS050 se mantienen al frente de la general con un ritmo devoledor y múltiples ataques de los japoneses Nakajima y Kobayashi. En LMP2 G-Drive está luchando contra sí mismo y en GTE-Pro el Porsche #92 no sólo lidera la categoría, sino que no deja de bajar sus tiempos.

Con la llegada de la noche la situación se puso muy tensa entre los dos Toyota TS050, entre los que el dorsal #7 llegó a acumular una gran ventaja. Una salida de pista de uno de los SMP Racing provocó una slow zone intermitente que lastró los intereses de Sebastien Buemi, quien además no cumplió la velocidad máxima permitida en parte de esta zona neutralizada, lo que le supuso una sanción que le llevó a superar los dos minutos de desventaja con su compañero.

Pero llegó el turno de Fernando Alonso y el asturiano hizo auténtica magia con el #8. Vuelta a vuelta impuso un ritmo contra el que poco pudo hacer Pechito López, que al término del relevo del español había visto como la distancia se había reducido hasta los 40 segundos. Una gran recuperación que culminó Nakajima para terminar adelantando al líder con el amanecer. Aunque los dos Toyota recibieron una sanción de un minuto por no respetar una slow-zone en su particular batalla, pero se mantuvieron las distancias.

Entre los LMP2 pocos cambios ya que G-Drive ha continuado con su carrera en solitario, ya no sólo siendo el primero sino también el más rápido en pista, llevando a una vuelta la distancia con el equipo Pani Barthez, que a su vez le sacaba una vuelta al Signatech Alpine.

En las categoría de GTE tampoco hubo grandes cambios y el Porsche #92 se mantuvo fuerte en la noche mientras que por detrás eran sus compañeros quienes se batían con un BMW que tenían problemas con la suspensión, los Ford GTE y el Corvette #63, que con la salida de Antonio García no pudieron seguir el ritmo d#92, e cabeza de carrera. Mientra que en GTE-Am Depsey perdió parte de su ventaja en el arranque de la noche e incluso llegaron a estar segundos, pero el Porsche #77 se fue recuperando y amaneció al frente de la tabla.

Ya con el sol bien arriba en La Sarthe y las 24 Horas de Le Mans al borde de su fin, el Toyota #8 tiene un liderato muy cómodo. La mañana para los LMP1 se ha basado en el duelo entre los prototipos japoneses. Pese a seguir con ritmos ligeramente más rápidos en el caso del coche de Alonso, Nakajima y Buemi, la decisión ha estado en un error en el coche #7. Kamui Kobayashi, en ese momento en el coche, se pasó la parada en boxes y tuvo que dar una vuelta a muy baja velocidad a lo largo del circuito. Además, esto provocó un Stop&Go para el equipo, al exceder el número de vueltas máximo que se podía dar en un stint en los LMP1.

De entre los LMP1 privados, los Rebellion siguen manteniendo el tercer y cuarto puesto en la debacle protagonizada por estos coches. Los SMP también han tenido que retirar el #11, en el que están Jenson Button y Vitaly Petrov, por una rotura de motor a menos de una hora para el final.

En LMP2, el G-Drive #26 de Rusinov, Pizzitola y Vergne sigue en primera posición con dos vueltas de ventaja sobre el segundo. De esta manera, la carrera está en sus manos a solo media hora para el final de la prueba. En esta categoría, lo más relevante en las últimas horas ha sido el pinchazo del United Autosports #32 de De Sadeleer, Montoya y Owen. Los del equipo de Zak Brown soñaban con remontar hasta el podio, pero este contratiempo les ha dejado sin opciones.

En la categoría de GT-Pro el duelo estuvo en la segunda posición, pero qué duelo. El Porsche #92, que lleva en el liderato desde el inicio de la prueba, tiene la victoria en la mano gracias a que se vio beneficiado por las Slow Zones y los Safety Cars. El duelo, como decimos, ha estado por esa segunda posición, donde el Porsche #91 y el Ford #68 llevan dándose cera y puliéndose cera toda la mañana por esa segunda plaza en la categoría. Un poco más atrás, en la quinta posición, el Corvette #63 de Antonio García está en la quinta plaza. El piloto español se ha quejado también de las Slow Zones, que creen que le han perjudicado y por ello no ha podido luchar por el podio.

Entre los GTE-Am, es el Porsche #77 del equipo de Dempsey el que lidera la prueba con bastante comodidad: tiene una vuelta de diferencia con el Ferrari Spirit of Race de Giancarlo Fisichella.

Con los dos Toyota rodando juntos, la marca japonesa ha logrado su primera victoria en las 24h de Le Mans con Nakajima, Alonso y Buemi, logrando un día de competición prácticamente perfecto. El segundo TS050 pilotado por Kobayashi en sus últimas vueltas y el Rebellio Racing #3 han completado el podio. Mientras que en LMP2 la victoria ha sido para el dominante D-Drive, en GTE-Pro para el #92 de Porsche con la particular decoración de cerdo y en GTE-Am el equipo del actor Patrick Dempsey ha completado las 24 horas con la victoria.

Pincha para acceder a nuestro directo