El lunes se homologarán algunas de las piezas de RMC Motorsport para la categoría N5 y Juan López Frade abre la puerta a la salida de Suzuki. El culebrón del Nacional de Asfalto continúa.

Cuando parecía que las aguas se habían calmado con la rectificación por parte de Roberto Méndez en cuanto al tema de las manguetas, Suzuki entra en el juego y Juan López Frade lanza el primer ataque. El director de Suzuki Motor Ibérica no está convencido del camino que está tomando la Real Federación Española de Automovilismo, que el lunes homologará algunas piezas del preparador leonés, y en sus redes sociales no descarta que la marca japonesa abandone el campeonato. Se viene un nuevo capítulo del mangueta-gate.

El Rali do Cocido supuso un antes y un después en el nuevo proyecto de Manuel Aviñó al frente de la Federación, una compleja situación ante la que se han mantenido implacables, o por lo menos de cara al público. Tal y como ha confirmado Juan López Frade en su cuenta de Facebook, el lunes se reunirá el Comité Técnico, convocado por el propio Aviñó, para incluir en la reglamento de la categoría N5 el aro superior de la torreta de suspensión, los tirantes de convergencia y la punta de la salida del diferencial de RMC Motorsport. Piezas que fueron fabricadas por la empresa de Caboalles y que tampoco contaron con el visto bueno en las verificaciones del Cocido.

Ante esta situación, López Frade no ha dudado en ponerse en contacto con Manuel Aviñó para mostrarle su descontento por esta situación, ya que las dos versiones N5 de sus Suzuki Swift, fabricados por ARVidal Racing, son 100% legales según los diferentes procesos de verificación que han pasado en esta primera parte del Nacional de Asfalto y el Nacional de Tierra, con Javier Pardo y una unidad de 2017. Además el director de la filial de la marca ha lanzado un dardo en sus redes preguntándose si merece la pena seguir en este Campeonato de España de Rallyes de Asfalto, contestándose a sí mismo que no. Este es el post de Frade:

Después de lo que pasó en el Rally do Cocido y las semanas posteriores, de lo que tanto se ha hablado y escrito, casi siempre sin conocimiento, llegué a pensar que #otraRFEDA era posible.

Después de saber que los vehículos de la categoría N5 no construidos por ARVidal tenían, no sólo una trampa, sino cuatro (manguetas, aro superior de la torreta de suspensión, tirantes de convergencia traseros y la punta de la salida del diferencial), llegué a pensar que ya no había salida para el tramposo, ya que realmente pensaba que #otraRFEDA era posible.

Bueno, pues ahora resulta que en la Comisión Delegada del lunes 25 de junio se va a aprobar una circular que homologa el aro, los tirantes y la punta del diferencial, después de haberlo presentado al Comité Técnico por orden del Presidente de la RFEDA y éstos dar su visto bueno.

Después de haber hablado hoy con el Presidente de la RFEDA y con su Director Técnico, me pregunto, ¿qué hace Suzuki aquí, con un tramposo como rival y con la connivencia de la RFEDA? ¿Merece la pena seguir aquí? Yo creo que no.

Suzuki cuenta actualmente con uno de los mayores programas oficiales dentro del panorama nacional, contando no sólo con dos unidades N5 en el CERA, sino con una en el CERT, la Copa Suzuki Swift y una Beca U25 con los Swift Sport N3, en colaboración con la Federación. Y eso no es todo, ya que la firma japonesa ya está preparando el futuro y de cara a 2019 está preparando una nueva versión de los Swift de la copa y avalará a un piloto dentro de la Beka Junior R2. Planes que podrían saltar por los aires si finalmente la Federación decide homologar estas piezas a RMC Motorsport, con lo que no sólo se están garantizando el regreso del preparador leonés al Nacional sino la tan ansiada Copa N5.