Vettel

Sebastian Vettel amplía la distancia en el campeonato tras ganar en Silverstone, la casa de Lewis Hamilton. Golpe en la clasificación y golpe moral al inglés, al que se le ha visto muy decepcionado tras acabar la carrera. La de Hamilton ha sido una carrera de contrarreloj, después de que Räikkonen se lo llevase puesto en la primera vuelta y tuviese que remontar a todos. El finlandés, por su parte, ha finalizado la carrera tercero.

La carrera ya se torció para el inglés desde el segundo uno, y es que su salida fue malísima y Vettel y Bottas lo adelantaron antes de llegar a la curva 1. Y poco después, Räikkonen entró colado en la curva Farm, chocando con Hamilton y llevándoselo a la puzolana. Esto obligaba al piloto de Mercedes a avanzar desde el fondo de la pista, adelantando a toda la parrilla con el coche aparentemente tocado. Kimi siguió adelante, tan solo perdiendo la posición con los Red Bull, aunque después fue sancionado con una sanción de diez segundos que cumplió en su parada.

Al final de la primera vuelta, Vettel lideraba con distancia ya sobre Bottas, y con Hamilton 18º. Verstappen era tercero, seguido de Räikkonen que había conseguido adelantar a Ricciardo. En cuanto a los españoles, Sainz era noveno después de una gran salida y Alonso 11º. Otro que hizo una gran salida fue Nico Hülkenberg, que se puso sexto al término de la primera vuelta. Hamilton comenzó entonces una remontada favorecida por el ritmo tremendamente superior de su monoplaza y se puso décimo en la vuelta seis, y sexto en la vuelta diez.

Entre la vuelta 14, con la parada de Kimi Räikkonen, y la vuelta 28, con la parada de Lewis Hamilton, se dieron las primeras paradas en la parte de arriba. Todos pasaron del neumático blando al medio, pero algunos con más urgencia que otros. A Bottas le decían tras su parada que su juego de neumáticos estaba bien, pero que Vettel no tenía neumático delantero izquierdo. Sabiendo esto, el alemán bajó el ritmo con el neumático medio y Bottas se acercó a menos de dos segundos.

En el juego de las paradas el gran perdedor fue Carlos Sainz. El madrileño era décimo, pero Alonso paró dos vueltas antes y le hizo un undercut. Poco después, Sainz perdió otra posición con Kevin Magnussen, que en este caso le hizo un overcut. Alonso se mantenía cerca de los puntos y Sainz en su retaguardia, aunque parecía complicado para ellos llegar a la posición de puntos. Previamente, Leclerc había abandonado por una tuerca mal puesta tras su parada.

Hasta aquí una carrera. La otra carrera comenzó en la vuelta 32 cuando su compañero, Marcus Ericsson, decidió intentar la primera curva con el DRS abierto, y su Sauber le dijo que no. El monoplaza trompeó y acabó contra las protecciones. Dirección de carrera sacó entonces el coche de seguridad y dejó a los coches con la incertidumbre de si parar o no. Previamente, algunos como Ricciardo o Hülkenberg ya habían hecho su segunda parada. Entraron todos, menos los Mercedes en la parte de arriba y Ocon, Magnussen y Hülkenberg en la parte media. Fernando Alonso con el baile de paradas se colocaba en la décima posición y por delante solo tenía a pilotos con ruedas más antiguas y duras que él: Hülkenberg, Ocon y Magnussen.

La bandera verde tras este primer coche de seguridad duró poco. Carlos Sainz intentaba adelantar a Grosjean en Copse por fuera, y de hecho lo estaba consiguiendo, pero Grosjean perdió el control de su monoplaza e impactó contra el Renault. Los dos coches acabaron en la grava y los comisarios tuvieron que sacar de nuevo el coche de seguridad para que saliese la grúa. Mientras tanto, habíamos visto una lucha alucinante entre Verstappen y Räikkonen por la cuarta posición. El finlandés adelantó en el relanzamiento a Max, pero este no se vino abajo y le devolvió el adelantamiento, rodando en paralelo varias curvas.

En la resalida, empezó la guerra entre unos Ferrari con neumáticos nuevos y unos Mercedes con neumáticos viejos. Bottas aguantó como pudo a Vettel, hasta la vuelta 47 cuando sus neumáticos dijeron basta y bajó hasta la cuarta posición, dándole un respiro a un Hamilton que luchaba como podía contra Räikkonen. Las cuatro posiciones finales terminaron así, con Vettel al frente y Hamilton segunda.

En la zona media, Fernando Alonso y Kevin Magnussen coparon toda la atención. En la resalida hubo un intercambio de posiciones bastante peligroso por cuenta del danés. Alonso aguantó hasta la última vuelta para lanzarse desde su casa y robarle a Magnussen la octava posición. Octava posición ya que Verstappen había abandonado poco antes tras un trompo.

Nos vamos de la casa de Hamilton con Vettel y Ferrari a más distancia de Hamilton y Mercedes. Ahora, por fin, tendremos un parón, pero el siguiente Gran Premio será en casa de Vettel. ¿Se repetirá la historia?

Tabla de tiempos