M-Sport ha estado probando un nuevo kit aerodinámico en Finlandia, una nueva evolución en colaboración con Ford Perfomance y tras los pasos de Toyota. Sebastien Ogier ha sido el primero en rodar con el renovado Fiesta.

El Campeonato del Mundo de Rallyes se acerca a su parón veraniego y los equipos siguen confirmando la supremacía de Toyota en el aspecto aerodinámico. La marca japonesa ha sido la que más ha apostado por este aspecto con la llegada de la nueva normativa y ahora Ford ha copiado la parte trasera del Yaris. Sebastien Ogier ha podido probar un renovado Ford Fiesta en las pistas de Finlandia, próxima cita del calendario y donde se espera que se estrene este nuevo kit aerodinámico.

Pilotos como Dani Sordo ya han reconocido que el trabajo del equipo de Makkinen en el apartado aerodinámico es la envidia del resto de marcas, y de hecho la renovación de los coches para este 2018 así lo ha confirmado. Pero Toyota no se quedó con las especificación de la pasada temporada y este año sorprendió con unas grandes parrillas en la parte trasera, buscando un mayor apoyo del eje trasero mediante la aerodinámica y una mejor refrigeración de la parte posterior. Un sistema que M-Sport ha estado probando tras el paso del Fiesta WRC por el túnel de viento de Ford Performance, que entre otros ha servido para desarrollar el GTE del Mundial de Resistencia.

El equipo británico ha probado este nuevo paquete aerodinámico en las pistas de Finlandia, con Sebastien Ogier a los mandos aunque se espera que Elfyn Evasn también realice alguna jornada de test en los próximos días. La principal novedad es la nueva parte trasera de los pasos de ruedas posteriores, más grandes. Aunque no es el único cambio y la defensa también se modifica para pasar a contar con el escape integrado en las defensa y manteniendo su posición frontal; mientras que el difusor también sufre cambios.