Hamilton ha dado otro golpe de autoridad en el Mundial en Hungría. El inglés ha vencido por delante de un Vettel incapaz de superar siquiera a su compañero de equipo hasta las últimas vueltas. Los dos españoles han terminado en los puntos, con Alonso 8º y Sainz 9º.

Hamilton

El Gran Premio de Hungría 2018 no pasará a la historia por ser una gran carrera. Toda la emoción del fin de semana se ha condensado prácticamente en el sábado y gracias a la lluvia que cayó ayer sobre el circuito. Por no tener, no hemos tenido ni siquiera una gran primera vuelta.

Pocos cambios en la primera vuelta. Vettel le ganaba la posición a Kimi Räikkonen, que partía con neumáticos ultrablandos frente al neumático blando del alemán. La estrategia de Ferrari, que era empujar con Kimi y aguantar con Vettel, se venía abajo desde el principio. Por atrás, Sainz perdía muchas posiciones pese a increpar incluso a Vettel en la primera curva, y caía hasta la 8º posición. Verstappen, Gasly y Magnussen pasaban al piloto español dejando su gran actuación de ayer en la nada.

Por atrás, Nico Hülkenberg ganaba tres posiciones y Ricciardo perdía cuatro posiciones, bajando hasta la 16º posición. El australiano se complicaba una carrera en la que tenía que remontar para llegar hasta arriba. Fernando Alonso por su parte conseguía mantener posición. El asturiano llevaba el neumático blando y su estrategia era la de aguantar con esos neumáticos el mayor número de vueltas posibles.

Y a partir de aquí, el WEC. La carrera de resistencia y conservación de los neumáticos empezaba y los movimientos en la tabla de posiciones eran nulos, a excepción de un Ricciardo que se fue quitando poco a poco a todos sus rivales hasta llegar a los coches de arriba. Para ayuda del australiano, su compañero de equipo sufría un problema en su unidad de potencia y se veía obligado a abandonar.

Llegaban las paradas y los únicos que las aprovechaban para ganar posiciones era McLaren, que metía a sus dos monoplazas en los puntos. Seguramente hubiesen terminado con los dos coches entre los diez primeros de no se por un fallo en el monoplaza de Stoffel Vandoorne que le obligaba a abandonar en su mejor carrera del año. El pobre ritmo de Carlos Sainz, incapaz de adelantar a Ocon, hacía que perdiese su posición con los pilotos del monoplaza naranja.

Vettel alargaba su parada para poder tener alguna posibilidad de luchar por la victoria, pero un fallo en su parada le sacó por detrás de Bottas, y ahí se quedó hasta las últimas vueltas donde los neumáticos de Bottas dijeron adiós y el finlandés empezó un plan de choque. Literalmente, porque tras un número de vueltas casi infinito detrás de él, Vettel adelantaba a Bottas y en ese momento el piloto de Mercedes perdía el control de su monoplaza y tocaba la parte trasera del Ferrari de Vettel, rompiendo su alerón delantero.

Vueltas después, Ricciardo llegaba al piloto de Mercedes, lo adelantaba y de nuevo el Mercedes impactaba contra el Red Bull. Bottas rompía su alerón delantero definitivamente y Ricciardo terminaba con medio coche roto, teniendo que adelantar a Bottas en la última vuelta para acabar cuarto.

Nos vamos de Hungría con los dos pilotos españoles en los puntos y con Vettel más lejos de Hamilton en la lucha por el campeonato. Y ahora, vacaciones, que ya iban tocando en la Fórmula 1. Mucho por delante todavía, no hay nada decidido en este Mundial.