Fernando Alonso ha admitido que el equipo utiliza las sesiones de entrenamientos libres del viernes pensando en el coche de la próxima temporada. Otra de las incógnitas es saber qué pasará con el futuro del español. 

Fernando Alonso, en pista durante el Gran Premio de Hungría

McLaren-Renault ya piensa en 2019. Después de que su director ejecutivo, Zak Brown, reconociera que el MCL33 no tiene tanta carga aerodinámica como el coche de 2017, Fernando Alonso ha confesado que el equipo británico ya piensa en el año que viene, donde es posible que el piloto español ya no forme parte de la parrilla.

Alonso dice que McLaren ha optado por utilizar las sesiones de entrenamientos libres del viernes de las últimas carreras para llevar a cabo pruebas aerodinámicas pensando en el próximo año. “Hay algunas modificaciones para este año, pero el 70% del conocimiento y la comprensión del coche serán para el proyecto del próximo año”, ha reconocido Alonso a la web de la Fórmula 1.

“A veces es bueno profundizar mucho en los problemas y disminuir el rendimiento para entender el coche. Ahora veo un futuro mucho más claro y brillante con la comprensión de todos los problemas”, ha señalado. El bicampeón del mundo ha apuntado que la falta de rendimiento se debe al desarrollo. “Básicamente hemos tenido una actualización este año, en Barcelona” ha dicho. “Para todas las demás carreras trajimos piezas pequeñas que no trajeron un rendimiento significativo”, ha continuado.

La incógnita de Alonso y de lo que queda de temporada

El cambio del motor Honda por el motor Renault no ha traído los resultados esperados. McLaren no ha sido el cuarto equipo en ningún Gran Premio esta temporada, y ocupa la séptima posición del Mundial de Constructores. A pesar de empezar muy bien, con un quinto puesto en Australia y sumando 40 puntos en las cinco primeras carreras, los problemas han aparecido de forma constante desde entonces. El equipo inglés suma 52 puntos, 30 menos que Renault y 171 menos que Red Bull. La diferencia es evidente.

A falta de nueve Grandes Premios para el final, McLaren se encuentra en una situación difícil. El coche no evolucionará en exceso, los problemas de fiabilidad siguen siendo un quebradero de cabeza y pronto llegarán las sanciones en parrilla. Además, la incógnita del futuro de Fernando Alonso puede ser clave en las aspiraciones del equipo para la próxima temporada.

La séptima posición del Mundial de Constructores no parece correr peligro, ya que Toro Rosso ha sumado 28 puntos en la primera mitad de la temporada y se encuentra a 24 puntos con nueve GP para el final. Sin embargo, las aspiraciones del equipo antes de comenzar la temporada eran otras, muy diferentes y lejanas a su rendimiento actual. El tiempo determinará si McLaren puede completar una buena segunda parte del año.