El piloto asturiano podría realizar un test en Alabama en el circuito de Barber Motorsport.

Fernando Alonso podría probar el IndyCar de Andretti Autosport, el Dallara DW12 a principios del mes de septiembre. Será la primera toma de contacto con el coche con el que probablemente correrá el año que viene si se confirma su participación en la competición estadounidense, según el medio Racer.

La idea es que entre el Gran Premio de Italia, en el circuito de Monza, y el Gran Premio de Singapur, Alonso se traslade hasta Alabama para subirse al IndyCar en el circuito de Barber Motorsport, en Birmingham. El trazado tiene una distancia total de 3,7km y 17 curvas. El objetivo será probar y adaptarse a la disparidad aerodinámica entre un coche y otro.

Las diferencias entre los monoplazas son notables, sobre todo en la aerodinámica. La Fórmula 1 tiene una mayor carga y un mejor apoyo, mientras que en el IndyCar el agarre es menor y eso provoca que el monoplaza deslice más. De ahí la importancia de este test en el circuito de Barber, ya que no es el típico óvalo y así Alonso podrá probar el comportamiento del que puede ser su nuevo monoplaza.