Sebastian Vettel lidera la tercera sesión de entrenamientos libres del Gran Premio de Singapur, con Kimi Räikkönen a su lado. Mercedes acaba en la segunda fila de la parrilla, incapaz de acercarse más a los de Maranello con los neumáticos hiperblandos. Fernando Alonso firmó el décimo mejor tiempo, mientras que Carlos Sainz fue decimotercero.

El duelo entre Mercedes y Ferrari volvió a escena en la tercera y última sesión de entrenamientos libres del Gran Premio de Singapur. El Sol de Singapur abandonaba el cielo para dar paso a la noche y los focos empezaban a iluminar el asfalto de Marina Bay. El tráfico de monoplazas apareció desde los primeros minutos de sesión, los equipos mandaban a pista a sus hombres para completar las primeras vueltas de instalación antes de buscar los límites de la pista. Poco tardaba en llegar el dominio de Ferrari, que demostraba de nuevo sentirse fuerte en trazados como el de Marina Bay. Así, Sebastian Vettel y Kimi Räikkönen tomaban el control de la sesión desde el comienzo de la jornada, con una diferencia de sólo cuatro milésimas entre ambos. Por su parte, los de Mercedes optaban por completar los primeros giros con el neumático blando, dejando los compuestos más blandos para el final.

El primer contratiempo del día cayó del lado de Pierre Gasly. Un fallo en la dirección de su volante obligó a Toro Rosso a trabajar para permitir al francés regresar a pista para completar sus primeras vueltas cronometradas. El segundo equipo más fuerte en el inicio de los terceros libres -con Red Bull sin haber aparecido por la pista- era Force India. Esteban Ocon conseguía el tercer mejor tiempo con el neumático hiperblando, mientras que Sergio Pérez era cuarto, sólo por detrás de Ferrari. Ya en la jornada del viernes demostraron tener buen ritmo en Marina Bay y todo parece indicar que serán favoritos para llegar hasta la Q3 en la posterior clasificación.

Con el paso de las vueltas la pista fue mejorando y con ello los tiempos de los protagonistas. Fernando Alonso alcanzó el quinto puesto, con un tiempo muy similar al de ‘Checo’ Pérez. Una gran vuelta del asturiano que demostraba, de nuevo, la importancia de las manos en escenarios como este. Prueba de ello es el rendimiento de Stoffel Vandoorne, que no pasaba del undécimo lugar.

Al igual que en Montecarlo, los muros de Singapur amenazaban la integridad de los monoplazas y cualquier pequeño error sería fatal a la hora de encarar el resto del fin de semana. Los golpes de ayer de Leclerc y Vettel contra los muros ponía sobre aviso al resto de integrantes de la parrilla, que no querían comprometer su participación en la sesión de clasificación, como ya le ocurrió a Max Verstappen en las calles de Montecarlo.

No fue hasta la última parte de sesión cuando los de Brackley probaron el neumático hiperblando para ver si podían batir a los Ferrari. Nada más lejos de la realidad, “las flechas plateadas” se tuvieron que conformar con la tercera y cuarta posición. La zona media del grupo volvió a compactarse en las simulaciones de clasificación: equipos como Renault, Force India, Haas, McLaren y Toro Rosso se mostraron muy igualados en la zona media del grupo. El mejor de los “mortales” en esta última sesión fue Romain Grosjean. Carlos Sainz logró escalar hasta la novena posición en los últimos instantes tras completar una vuelta rápida en la que el tráfico le penalizaba a su paso por el tercer sector. De hecho, el propio Fernando Alonso reportaba por radio la presencia de demasiado tráfico sobre la pista, lo que impedía mejorar los tiempos a falta de tres minutos para la conclusión de la sesión.

Tabla de tiempos