La joven promesa de Skoda Motorsport ha dominado con solvencia el Rally de Gales dentro de la categoría WRC 2, seguido de Tidemand y Greesmith. Mal fin de semana para Nil Solans con el Fiesta R5.

Poco o nada han podido hacer los rivales de Kalle Rovanperä este fin de semana en el Rally de Gales, donde el finlandés ha sido un auténtico ciclón dentro de la categoría WRC 2. El piloto de Skoda Motorsport se ha alzado así con su segunda victoria en la categoría, la primera con la marca checa, y continúa mandando señales a las marcas de la categoría absoluta, para la que aún no tiene un contrato de cara a la próxima temporada. Mientras que en los intereses nacional ha sido un pobre fin de semana debido a los múltiples problemas que ha sufrido Nil Solans, que ha sufrido mucho con los neumáticos de Pirelli.

La super especial en Tir Prince fue la encargada de abrir la prueba y ya desde este arranque Rovanperä dejó claro que este era su fin de semana. La joven estrella se hacía con el mejor tiempo por delante de Pontus Tidemand y de Nil Solans, sentando las bases de lo que iba a ser su fin de semana. Una primera etapa que continuó en la jornada del viernes, al igual que un dominio por parte del finlandés que quedó patente con siete scratchs más, ¡en ocho tramos! El registro de Pontus Tidemand en la primera pasada por Slate Mountain, cuarta especial del día, fue la única concesión de Rovanperä, que aún así tan sólo perdió un segundo y nueve décimas con su compañero de equipo. Un ritmo que le servía para liderar la general al final del día con casi un minuto de ventaja sobre Tidemand; siendo Gus Greensmith el encargado de cerrar las posiciones de podio con el Fiesta R5.

A estas alturas la mala fortuna ya se había cebado con la pareja formada por Nil Solans y Marc Martí. El ganador del Junior WRC sufría un pinchazo durante el primer tramo de la mañana, lo que le hacía perder mucho terreno y caía hasta la penúltima posición, sólo por delante de Marcos Bulacia. Aunque el piloto del Rally Team Spain no perdió la confianza y poco a poco se fue recuperando, hasta que en el cuarto tramo sufría un nuevo pinchazo y se veía obligado a abandonar a sólo 20 kilómetros de las asistencias, ya que no disponía de otra goma de repuesto.

En la jornada del sábado, Kalle Rovanperä se hacía con cinco de los nueve tramos disputados, un ritmo demoledor que sorprendía con sus declaraciones en meta, donde afirmaba que estaba conservando para no cometer errores. Por su parte, su compañero de equipo marcaba el mejor tiempo en un par de tramos y Gus Greensmith comenzó con una nota positiva cuando ganó la prueba de Myherin con su Ford Fiesta R5, pero un trompo en la especial de Dyfi le costaba más de 20 segundos.

Por detrás de los tres piloto de cabeza, Jari Huttunen aprovechaba un toque de Stephane Lefebvre, que dañaba una de las llantas del Citroën C3 R5, para situarse cuarto por delante del francés que cerraba el top cinco. Mientras que los problemas regresaban para Nil Solans, que sufría una salida de pista y su Ford Fiesta R5 se quedaba atrapado en un zanja en la primera pasada por Dyfi. Problemas que llegaban también para Ole Christian Veiby, que golpeaba una piedra y rompía la suspensión en su prueba de debut con el nuevo R5 de Citroën.

 

La prueba llegaba a su fin con la celebración de las últimas cinco especiales celebradas en la mañana del domingo, en las que Kalle Rovanperä marcaba los dos primeros scratchs. Con una ventaja suficiente para alzarse con la victoria, el finlandés se mostró mucho más conservador y esto dio alas a Fabio Andolfi para marcar el mejor tiempo en Great Orme Llandudno con sólo 1,8 segundos sobre Nil Solans, que se reponía así de la mala fortuna durante los primeros días. Además Eric Camilli marcaba el mejor tiempo en la penúltima especial y Jari Huttunen, con el i20 R5, cerraba la prueba al frente de la tabla de tiempos por delante de los dos Skoda oficiales, liderados en este caso por Tidemand.

Skoda logra así su décima victoria de la temporada, la novena de uno de los pilotos del equipo oficial en el Mundial de Rallyes, y Rovanperä regresa así a un primer cajón que no ocupaba desde el Rally de Australia de 2017. El finlandés concluye así un fin de semana perfecto por delante de Pontus Tidemand, que suma puntos de cara al campeonato para situarse al frente por delante de Jan Kopecky, que no ha estado presente en esta prueba. Mientras que Gus Greesmith continúa liderando el proyecto de M-Sport Ford con un nuevo podio; siendo Huttunen y Lefebvre los encargados de cerrar el top cinco.

Dando la vuelta a la clasificación, Nil Solans logra terminar la prueba dentro del apartado Rally2 en la décimo tercera posición, ocupando la última posición. El piloto del Rally Team Spain no ha podido dar más de sí mismo debido a los múltiples pinchazo el viernes y la salida de pista el sábado, aunque si que ha dejado buenos cronos para ganar algo de confianza de cara a la próxima cita del campeonato, su prueba de casa. Mientras que el equipo RaceSeven, que ha asistido a Marcos Bulacia, se lleva una buena novena posición en un fin de semana que tampoco ha sido nada fácil para el piloto latinoamericano.