La marca alemana se ha desplazado hasta Cataluña para completar dos jornadas de pruebas con el nuevo Polo GTi R5, que debutará dentro del WRC en el RallyRACC.

Tras meses de trabajo, la llegada del nuevo Volkswagen Polo GTi R5 al Campeonato del Mundo de Rallyes está cada vez más cerca, a dos semanas para ser más exactos. Es por ello que la marca no quiere dejar nada al azar y esta semana ha decidido dar los últimos retoques al modelo sobre el terreno, visitando España con los dos pilotos que tomarán parte en el RallyRACC de Cataluña, penúltima cita de la temporada. Unos test en los que ya ha lucido los colores elegidos para su debut.

Eric Camilli y Peter Solberg han vuelto a enfundarse el mono para ponerse a los mandos del nuevo modelo de carreras cliente del Grupo VAG, participando en unas jornadas de test al más puro estilo Fórmula 1. Volkswagen ha querido contar con sus dos pilotos tanto ayer como hoy y ha dividido el día en dos, dando la mitad a cada piloto al igual que hacen buena parte de los equipos de la categoría reina en pretemporada. Pruebas que se han llevado a cabo en Tarragona, zona más que conocida por las estructuras del Mundial de Rallyes, que han visitado el noreste del país para poner a punto tanto su WRC como los R5. Volkswagen ha podido así ajustar el set-up de cara al RallyRACC de finales de mes, tomando los comentarios de los pilotos para ultimar el modelo para el inicio de las entregas de unidades privadas, que comenzará en Noviembre.

Además en estas pruebas se ha podido ver por primera vez los colores que lucirán los dos Polo GTi R5 que participarán en la prueba catalana. Volkswagen ha decidido contar con una decoración al estilo camuflaje con tonalidades rojas. Mientras que Castrol, que ya acompañó al equipo durante sus exitosas cuatro temporadas y que patrocina al equipo Skoda Motorsport en WRC 2, es la única empresa que les apoyará en esta primera toma de contacto con las carreras, luciendo sus logos en los laterales, el portón trasera y la parte baja del frontal.