José Antonio Suárez ha decidido no tomar parte en el Rallye de Santander, centrando todos los esfuerzos del equipo en su regreso al Mundial de Rallyes en Cataluña.

El Campeonato de España de Rallyes de Asfalto cerrará su periplo norteño la próxima semana con la celebración del Rallye de Santander – Cantabria, donde no estará uno de los favoritos. José Antonio “Cohete” Suárez ha confirmado en sus redes sociales que descarta la próxima cita del certamen nacional y se centra en la penúltima prueba del Mundial de Rallyes, que supondrá su segundo inclusión en el campeonato a los mandos del Hyundai i20 R5.

Tras siete pruebas disputadas esta temporada dentro del Nacional de Asfalto, sumando tres victorias, Cohete Suárez y Cándido Carrera harán un alto en el camino en su programa nacional con Hyundai España. Una decisión que viene motivada por la inscripción del equipo en el RallyRACC de Cataluña que se celebrará a finales de mes, lo que supondrá su segundo inclusión en la categoría WRC 2 esta temporada. Así lo ha anunciado el piloto asturiana en sus redes sociales:

“Muy a nuestro pesar os tengo que comunicar que no estaremos en esta edición del Rallye Blendio Santander.  Circunstancia que cambia nuestros planes iniciales,ya que aunque complicadas,nuestras opciones matemáticas al campeonato de España aún eran posibles.  Centraremos nuestros esfuerzos en ese gran escaparate mundial que es el RallyRACC, donde partiremos dentro de la categoría de WRC2 en la cual daremos todo por hacer un buen papel luchando de tú a tú con los mejores del mundo en esta categoría. Muchas gracias a todos los que nos apoyáis, a todos nuestros patrocinadores y todos los aficionados por creer en nosotros”.

Esta baja deja la lucha por la victoria en la prueba santanderina en el Fiesta R5 de Miguel Fuster, los dos Hyundai i20 R5 de Iván Ares y Surhayen Pernía y Bryan Bouffier, que volverá a competir en España dos temporadas después, desde su última participación en el Rallye Islas Canarias dentro del ERC. El piloto francés debutará en Santander a los mandos del Ford Fiesta R5 del equipo ProRacing Competición, siendo su primera inclusión en el Nacional de Asfalto.