La dupla gallega pretende volver a correr la próxima temporada y no descarta ningún campeonato ni ninguna montura. El presupuesto se presenta determinante para ver de nuevo a los Burgo en acción.

La tarde de ayer se convirtió en un escaparate de especulaciones en la cuenta oficial del equipo Burgo Rallye Team, que dejaban caer la posibilidad de volver a correr en 2019 y preguntaban a sus seguidores por el lugar en el que preferían verlos. Una storie que desató la imaginación de los aficionados, que no dudaron en situar a Pedro y Marcos Burgo en todo tipo de monturas y superficies, aunque lo único claro es que el regreso de los hermanos está cada vez más cerca.

Tras lograr el sucampeonato durante dos temporadas de forma consecutiva en el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto, con Porsche y Skoda, Pedro Burgo tomó a principio de año la difícil decisión de abandonar las carreras debido a la falta de apoyo por parte de la filial de la marca checa. Un punto y final a su proyecto con el Fabia R5 que terminó con la venta de su montura a tierras portuguesas; mientras que su antiguo Porsche ya se encontraba en el sur del país tras la venta realizada la pasada temporada al equipo andaluz CC Racing Alkilame.

Aunque este paréntesis en la carrera deportiva de los hermanos gallegos parece tener fecha de caducidad y de cara a 2019 ya están trabajando en un programa. Una historia en su cuenta oficial en Instagram, en la que preguntaba sobre qué planes pensaban que tenían en mente, provocó un aluvión de respuestas de sus seguidores, que no escatimaron en posibilidades: Desde el paso a la tierra dentro del CERT hasta la vuelta al Campeonato Gallego, pasando por retomar su carrera en el Nacional de Asfalto. Mientras que en cuanto a las monturas, los R5 parecen la opción más complicada dadas las respuestas del propio equipo, que no descarta volver a subirse a un Porsche, el Sierra Cosworth, el Mitsubishi Evo o coches de última hornada como los N5.

Desde PitLane F1 nos hemos puesto en contacto con los miembros del equipo, que nos han confirmado que aún no tienen nada en firme. Su intención es volver a competir en 2019 aunque por el momento el dónde y el cómo son todo un misterio. Al igual que en con la cancelación de su programa con el Skoda Fabia R5, el presupuesto será determinante en el futuro de la formación gallega.