El equipo de redactores de PitLane F1 dedica unas palabras al bicampe√≥n espa√Īol tras decir adi√≥s, qui√©n sabe si de forma provisional, a la categor√≠a reina del automovilismo.

Beatriz Cubero

“Cuando ten√≠a apenas 9 a√Īos mi padre estaba viendo unos coches de colores dando vueltas a un circuito. No recuerdo qu√© carrera era. Solo s√© que ah√≠, viendo a un tal Fernando Alonso que empezaba, me enganch√©. Hubo que esperar para verte cruzar el primero la meta, pero jam√°s se me olvidar√° aquel 24 de agosto. Acababas de lograr lo imposible. Pero ese fue solo uno de los tantos momentos que he vivido contigo. Las temporadas 2005 y 2006, disfrutando como nunca, viviendo las carreras ¬Ņsentada? frente al televisor, sin despegar la mirada. Aquella tarde de Brasil gritando el “TOMA, TOMA” por la ventana de mi sal√≥n para avisar a todo el mundo de que un asturiano acababa de ganar un Mundial de F√≥rmula 1. Aquella madrugada de Jap√≥n despertando a gritos a mi familia cuando amarramos el segundo t√≠tulo. Vinieron tiempos m√°s complicados y sufr√≠ al ver que no consegu√≠as aquello que merec√≠as (y mereces). Pero segu√≠ pegada al televisor, apoy√°ndote de forma incondicional. Fueras vestido de azul, rojo o blanco.

Viv√≠ un ambiente complicado con los tifosi, cuando fui por primera vez a verte en Italia, en 2006. Aquella sanci√≥n, de la que me enter√© en el hotel, tampoco se me olvidar√°. Pude disfrutar con toda la afici√≥n en Montmel√≥, en 2008, aunque no termin√≥ como todos hubi√©semos querido. Tuve la suerte de verte ganar con Ferrari en Monza, en 2010. Y volv√≠ a Barcelona para verte luchar con el McLaren-Honda. Aprend√≠ a amar este deporte vi√©ndote correr. Y por ello te doy las gracias, Fernando”.

Cristina Madue√Īo

“Yo era una ni√Īa cuando me sent√© por primera vez a ver una carrera de F1. √öltimamente hab√≠a visto mucho revuelo en las noticias, en la radio y en todas partes con alguien llamado Fernando Alonso D√≠az que, al parecer, estaba revolucionando la F√≥rmula 1 y a Espa√Īa. Parec√≠a que algo grande estaba ocurriendo, pod√≠a sentirlo, y yo quer√≠a formar parte de aquello. No recuerdo qu√© carrera era, pero s√≠ recuerdo que me sent√© con mi prima peque√Īa y mi hermano enfrente de la tele, impacientes por ver ese circo. A partir de ah√≠ no me perd√≠ ni una carrera m√°s. Me levantaba a hurtadillas cuando a√ļn todos dorm√≠an o nos sent√°bamos toda la familia junta a verla cuando la carrera era a una hora menos intempestiva. Me compraba todos los peri√≥dicos para coleccionar noticias y portadas, escuchaba todos los programas de radio donde sab√≠a que iban a hablar de F1 y grababa todos los reportajes de la tele. Descubr√≠ la F√≥rmula 1 gracias a ti, Fernando. Despertaste una pasi√≥n en m√≠ y me ayudaste a distraerme en un a√Īo 2005 que fue sumamente duro con varias p√©rdidas en mi familia. Desde entonces han pasado muchos a√Īos, √©pocas mejores y peores, pero con unas ganas y fe inquebrantables que contin√ļan todav√≠a hoy. Te seguiremos acompa√Īando en tus nuevas aventuras, pero tambi√©n esperamos verte de vuelta otra vez en la F1, esa que nos ha dado tanto y que a√ļn te debe algunas cosas. Por todo, gracias, Fernando”.

Guillermo Córdoba

“Empec√© a ver la F√≥rmula 1 a los ocho a√Īos gracias a ti, Fernando. Mi abuelo y yo compart√≠amos sof√° en cada carrera, disfrut√°bamos de cada victoria, de cada podio, de cada adelantamiento. Madrug√°bamos para ver c√≥mo se apagaba el sem√°foro y viv√≠amos cada vuelta con ilusi√≥n. Sufr√≠ detr√°s del aler√≥n de ese Renault bajo la noche de Abu Dabi, me ilusion√© con ese doble adelantamiento a Webber y a Massa en esa lluviosa tarde de Brasil y me resign√© viendo c√≥mo los a√Īos pasaban y tu tercer t√≠tulo no llegaba.¬†Me enamor√© de la F√≥rmula 1 gracias a ti, pero llevaba varios a√Īos queriendo que abandonaras esta competici√≥n. Te he seguido en Le Mans y te seguir√© en las 500 millas de Indian√°polis. Te seguir√© all√° donde vayas porque eres una leyenda, un √≠dolo imprescindible. Gracias”.

V√≠ctor Trevi√Īo

“Lleg√≥ ese momento que nunca quise que llegara. Tu adi√≥s (espero que no definitivo) de la F√≥rmula Uno. Ese deporte que empec√© a ver ya ni me acuerdo cu√°ndo gracias a un asturiano que empezaba a despuntar. Me contagiaste la fiebre del automovilismo y desde entonces mi vida cambi√≥. Aquella victoria un d√≠a de agosto de 2003 en Hungr√≠a fue el principio de algo muy grande. Despu√©s lleg√≥ el mano a mano con un tal Michael Schumacher en Imola en 2005. Aquel d√≠a me qued√© sin u√Īas. Pero fue algo m√°gico e inolvidable. Tampoco olvidar√© aquel Gran Premio de Jap√≥n de 2006. Estaba de viaje con mi familia y el grito de alegr√≠a despert√≥ a todo el edificio. Otra vez lo volviste hacer. Brasil fue un escenario especial. Pocos √©xitos deportivos me hicieron sentir tan feliz. ¬ŅUn ascenso de tu equipo local? ¬ŅUn mundial de tu selecci√≥n? S√≠, pero esto era diferente. M√°gico. Madrugones, domingos pegado a la televisi√≥n para verte, sufrimiento en los malos momentos, alegr√≠a en los buenos y todo un viaje que estoy seguro que todav√≠a no ha acabado. Cumpl√≠ un sue√Īo al verte correr en un circuito. Aunque para tristeza m√≠a fue en las temporadas 2016, 2017 y 2018, tres a√Īos en los que ese McLaren no te ha permitido estar donde verdaderamente mereces. Ahora te seguir√© all√≠ donde vayas, la categor√≠a es lo de menos. Porque s√© muy bien que t√ļ no eres un piloto de F√≥rmula 1, sino uno de carreras. De todas. Gracias de verdad”.

Sergio Valverde

“Hace 15 a√Īos que descubr√≠ la F√≥rmula Uno. Aquel Gran Premio de Brasil de 2003 acabaste contra un muro en medio de una lluvia torrencial de fibra de carbono y neum√°ticos. Me imagino que ese sufrimiento tras el accidente no ser√° ni parecido al de estos √ļltimos a√Īos. Las decepciones en Ferrari (¬°tan cerca y tan lejos!) y los √ļltimos a√Īos en McLaren no te han hecho justicia. Tampoco tus n√ļmeros. 32 victorias se antojan cortas y “solo” dos Mundiales parecen escasos con el nivel que has mostrado durante tantos a√Īos.

Es quiz√°s por eso por lo que, con una sensaci√≥n agridulce, puedo decir ‘al fin’. Eres uno de los m√°s grandes, Fernando, pero ya ha llegado la hora de buscar otros retos. El a√Īo pasado parece que lo entendiste, pero decidiste darle un √ļltimo intento a la F√≥rmula Uno. Ahora toca buscar esa Triple Corona, de la que solo te falta una, y ya veremos qu√© m√°s despu√©s. Suerte con tu reto, porque hagas lo que hagas, tus aficionados estaremos detr√°s”.

Carlos Bleda

“Intentar√© ser breve pues no soy capaz de reflejar tantas emociones y sentimientos en apenas unos p√°rrafos. Y es que este momento, aunque sab√≠a que llegar√≠a, es dif√≠cil de asumir y los recuerdos se me acumulan. Era un cr√≠o cuando gracias a ti empec√© a emocionarme con este deporte. Apenas ten√≠a 11 a√Īos cuando grit√© y llor√© de emoci√≥n con tu primer Mundial. Y tan solo un a√Īo m√°s tarde repetiste la haza√Īa y de nuevo me hiciste so√Īar. Desde entonces son muchos los madrugones para verte, muchas las alegr√≠as que me has dado‚Ķ y tambi√©n las frustraciones.

Jam√°s olvidar√© el Gran Premio de San Marino en 2005, las carreras de Brasil de 2005 y 2006, el debut con Ferrari en 2010 y la victoria en esa misma carrera en Bahr√©in, la memorable y emocionante victoria en Valencia en 2012‚Ķ y tantos otros momentos (no todos buenos, sobre todo en los √ļltimos a√Īos).

Aunque tus 32 victorias y tus 2 Mundiales se me hagan escasos, tu leyenda est√° a la altura de los m√°s grandes. Me consuela seguir vi√©ndote hacer historia en Le Mans, la Indy o donde te propongas. No se puede resumir todo en un simple gracias, sin embargo‚Ķ GRACIAS FERNANDO. Y AVANTI con lo que est√° por venir”.

Miguel García

“Creo que nunca antes he tenido tantas dificultades para ponerme a escribir. Si soy sincero nunca he querido que llegara este d√≠a, es complicado expresar con palabras lo que un ni√Īo de tan s√≥lo 8 a√Īitos sent√≠a al ver a su √≠dolo triunfar por el mundo a bordo de su Renault. Un sentimiento que nunca disminuy√≥ con el paso del tiempo. Todo lo contrario, son tantos momentos que es dif√≠cil se√Īalar uno como el mejor. Tu primera pole en Malasia, el primer triunfo en Hungr√≠a 2003 doblando a un 7 veces campe√≥n del mundo, los pajaritos que aquel ni√Īo imitaba cada vez que te ve√≠a cruzar la meta en primera posici√≥n, los madrugones despertando a mi padre por no perderme un salida, la ilusi√≥n de verte triunfar en McLaren, o la incre√≠ble sensaci√≥n de verte ganar vestido de rojo. Esa espinita de conseguir un t√≠tulo con Ferrari que en 2010 y 2012 se escap√≥ con mucho dolor y que para muchos, sobre todo para los que basan su criterio en estad√≠sticas y titulares de prensa, hubiera cambiado la historia, pero no para m√≠. Una ilusi√≥n que nunca se perdi√≥ y que aunque en los √ļltimos tiempos ha sido dif√≠cil verte pelear en una parte de la clasificaci√≥n que no hace justicia a tu talento, la pasi√≥n y los nervios por disfrutar cada segundo de ti en la pista han seguido con la misma intensidad del primer d√≠a.

Gracias por ser una inspiraci√≥n para m√≠ todos estos a√Īos, no hay duda de que lo seguir√°s siendo mucho tiempo con tus nuevas aventuras que seguir√© al pie del ca√Ī√≥n. Gracias por hacer que me enamorara de la F1, un mundo que no abandonar√© jam√°s, y por ser una de las grandes motivaciones que he tenido durante a√Īos para ponerme delante de un ordenador a escribir y desarrollarme profesionalmente. Gracias por hacerme disfrutar y emocionarme cada fin de semana.

Por todo esto y por mucho m√°s que no soy capaz de expresar, GRACIAS FERNANDO”.

David Aragón

“Creo que hablo en nombre de muchos cuando digo que Fernando ha marcado nuestra agenda durante 17 a√Īos. ¬ŅCu√°ntos nos hemos ido temprano a la cama porque el asturiano corr√≠a en Jap√≥n o en Australia? ¬ŅCu√°ntos hemos rechazado una barbacoa porque Alonso corr√≠a? ¬ŅCu√°ntos chiringuitos habr√°n tenido que instalar una pantalla de televisi√≥n porque ve√≠an que su clientela bajaba si hab√≠a carrera? Alonso ha marcado a una generaci√≥n, y para bien.

A muchos, entre los que me incluyo, nos ha ense√Īado que no hay mayor satisfacci√≥n en la vida que luchar hasta el final, consigas o no el resultado. Es la √ļnica manera de que no te puedas arrepentir de nada. Adem√°s de esta lecci√≥n, Fernando nos ha ense√Īado una muy valiosa: no reniegues de ti mismo. Mejorar no implica a renunciar a ser t√ļ mismo. Alonso se ha convertido en una leyenda de uno de los deportes m√°s complicados del mundo siendo √©l mismo, siendo un chaval de Asturias.

Fernando Alonso forma parte de mi historia y ha colaborado con sus ladrillos en el edificio que soy hoy d√≠a. El gusanillo de la F√≥rmula 1 ya forma parte de m√≠ y en lo que est√© en mi mano, no me perder√© una carrera. Mi novia llama a la F√≥rmula 1 “la otra”, porque tiene que compartirme a ratos con ella. Y no solo ella. Mucha gente a mi alrededor se pregunta por qu√© veo esas carreras tan aburridas. Alonso era la respuesta y seguir√° si√©ndola, aunque ya no est√©.

Comenc√© viendo las carreras con Alonso en la pista y con mi padre al lado. Desgraciadamente, el 17 de marzo del 2019 madrugar√© y ni Alonso estar√° en la parrilla en Australia ni mi padre estar√° al lado m√≠a en el sof√°. Pero, gracias a Fernando, yo estar√© ah√≠. Gracias Fernando, te esperamos de vuelta en la F√≥rmula 1.”