El piloto noruego no formará parte de la alineación oficial de Citroën Racing y tendrá que buscar un puesto en Ford o regresar como privado para competir en 2019.

A falta de poco más de un mes para que la próxima temporada del Campeonato del Mundo de Rallyes de comienzo, buena parte de las alineaciones ya están confirmadas. Unas duplas entre las que Mads Ostberg y Torstein Eriksen no han podido colarse en ninguna de las formaciones oficiales, cerrándose de forma definitiva la puerta de Citroën con la salida de Abu Dhabi como patrocinador. La única opción para el noruego estaría en M-Sport, con quienes ya compitió en 2016.

Con la llegada de Sebastien Ogier y de Esapekka Lappi, Citroën Racing ha conformado su formación oficial para la próxima temporada, en la que esperan volver a estar en posiciones de cabeza. Un nuevo proyecto en el que el fichaje del francés va a permitir a Red Bull entrar como principal patrocinador junto a Total, regresando a los colores con los que finalizó la gloriosa etapa de Sebstien Loeb y Daniel Elena con el DS3 WRC. De esta forma, Abu Dhabi desaparecerá como patrocinador del equipo de Versalles, lo que sólo les va a permitir contar con dos unidades durante toda la temporada; con la posibilidad de que Sebastien Loeb realice alguna intervención puntual.

Citroën terminará así con la relación con los tres pilotos que han completado la temporada con ellos: Craig Breen, Khalid Al-Qassimi y Mads Ostberg. El irlandés es una de las grandes incógnitas del mercado ya que gracias a sus buenos resultados a lo largo del año, pasando a ser el líder del equipo, cada vez suenan con más fuerzas los rumores que lo sitúan en M-Sport el próximo. Mientras que Ostberg, que cuenta con el respaldo de la aseguradora PMI y de la casa de apuestas OneBet, confirmó en sus redes sociales que el equipo le ha comunicado la finalización de su contrato:

“Como ya sabréis todos, Citroën Racing ha decidido llevar solo dos coches el año que viene. Sin tercer coche, mi ú.tima opción para un contrato del Mundial de Rallyes desaparece. Lo siento mucho y estoy muy decepcionado. Me sentía como en casa con el equipo y contento con cómo estábamos dando pasos al frente. Gracias a toda la buena gente de Citroën Racing por esta temporada 2018 que empezó con un rallye y ha acabado con 8. Ha sido bonito mientras duró”.

Esta es una situación que ya ha vivido el piloto noruego hace dos temporadas, cuando la también llegada de Sebastien Ogier, en ese caso a M-Sport, le dejó sin proyecto deportivo para la temporada 2017. Un año en el que Ostberg optó por adquirir una unidad del Fiesta WRC y competir de forma privada con Adapta Motorsport, aunque los altos costes no le permitieron contar con un programa completo. Y tal y como ha afirmado a través de su cuenta de Instagram, no descarta nada y ya se encuentra trabajando para regresar al campeonato:

“Ahora toca pelear para volver. ¡Lo he hecho antes y puedo hacerlo de nuevo! Estoy abierto a diferentes posibilidades, pero el Mundial de Rallyes es donde está mi corazón. Es hora de volver a buscar una manera de regresar, no he terminado como piloto de rallyes. De hecho, nunca me he sentido mejor. Así que si tienes coche y equipo, avísame. ¿Sugerencias?”.

Además de la posibilidad de contar con un programa privad como coche extra, Mads Ostberg aún tiene una bala en la recámara. Con Citroën, Hyundai y Toyota ya cerrados, M-Sport Ford podría ser una opción para él para completar una alineación en la que, a falta de confirmación por parte de Malcolm Wilson, Evans y Suninen repetirán. Además el patrocinio de Abu Dhabi podría mantenerse en el Mundial de Rallyes y regresar a la marca del óvalo.