Joan Barreda ha sido evacuado en helicóptero tras quedarse atrapado en un barranco, aunque el piloto de Honda se encuentra bien. Segundo abandono de forma consecutiva.

Duro revés para las aspiraciones españolas en el Rally Dakar, para el que Joan Barreda volvía a partir dentro de los favoritos al frente de la escuadra oficial Honda. El piloto de Torreblanca ha tenido que ser evacuado en helicóptero tras quedarse en una zona sin salida, dejando el liderato en manos de Pablo Quintanilla y su Husqvarna.
Barreda se encuentra bien.

Tras dos buenas etapas, Joan Barreda abrió la tercera etapa que comprendía entre las localidad de San Juan de Marcona y Arequipa. Una jornada en la que peleó con su compañero de equipo Ricky Brabec en los primeros puntos de control hasta que en el cuarto se perdía la señal del piloto español. El de Honda caía a una zona profunda de la que ya no pudo salir, tal y como el propio piloto explicó al medio Campeones:

“Es un día triste porque he salido muy bien, apretando y abriendo pista. Arriba en las montañas con mucha niebla y sin visibilidad. Hemos llegado a un WP, hemos ido para allí y he llegado a un barranco con muchas rocas. E intentado girar y dar la vuelta para arriba pero no se podía. He visto que Walkner venía detrás pero él si que ha podido dar la vuelta. A partir de ahí ya no podía subir, he bajado más para abajo para ver si encontraba alguna posible salida pero era imposible”.

Este contratiempo se convierte en el segundo abandono de forma consecutiva para Joan Barreda, que tendrá que esperar hasta 2020 para luchar por la victoria. Es la cuarta vez que se queda fuera de la carrera antes de tiempo: mientras que la quinta posición de 2017 se mantiene como el mejor resultado.