El piloto británico admite que sería “épico” que Red Bull estuviera a la altura de Mercedes y Ferrari en 2019. Hamilton señala como aspecto clave la mejora de la fiabilidad, que ha lastrado a los austríacos en las últimas temporadas.

La Fórmula 1 se ha convertido en un duopolio en las últimas dos temporadas. Mercedes y Ferrari se han repartido gran parte de las victorias gracias a su buen trabajo tanto en la fábrica como en la pista. El tercero en discordia ha sido Red Bull, que ha conseguido pescar siete victorias entre 2017 y 2018. Sin embargo, el menor rendimiento del criticado motor Renault y la falta de fiabilidad han condenado al equipo austríaco a ser un simple espectador en la lucha de Mercedes y Ferrari por el título.

Cansados de esta falta de rendimiento, los de Milton Keynes decidieron poner fin a su relación con Renault en 2018. Su relación, repleta de éxitos en sus 12 años de historia, no supo adaptarse al cambio de la normativa que se produjo en 2014. Así, Red Bull ha decidido seguir el camino de Toro Rosso y apostar por Honda, cuya reputación mejoró en 2018 gracias a las buenas actuaciones de Pierre Gasly. Sin embargo, parece difícil que Max Verstappen y el francés puedan disponer de un coche más competitivo. Pero aun así, Lewis Hamilton confía en ver al equipo de la bebida energética más cerca de Mercedes en 2019.

“Imagino que Sebastian (Vettel) y Valtteri (Bottas) serán mis principales rivales. Red Bull tiene un gran coche, y eran muy fuertes a finales de año”, ha declarado el británico a la página web de la Fórmula 1. El de Mercedes confía en que los austríacos puedan estar luchando con ellos en 2019. “Tienen un nuevo motor el año que viene. ¿Será capaz de competir con el nuestro? Eso espero, porque sería épico si Red Bull pudiera empezar a mezclarse con nosotros cada fin de semana”, ha añadido.

La mejora de la fiabilidad se antoja como el aspecto fundamental a mejorar por el equipo austríaco. “Obviamente, tienen que mejorar su fiabilidad, lo que ha sido una gran caída para ellos este año”, ha concluido el inglés. En 2018, Daniel Ricciardo y Max Verstappen se vieron obligados a abandonar en once ocasiones. La mayoría de esos abandonos fueron por un problema de fiabilidad relacionado con el motor Renault.   

“Cuando cometes errores aprendes de ellos”

Además, Hamilton ha hablado sobre la fantástica temporada que completó en 2018. “A medida que he ido creciendo, me he entendido a mí mismo más y mejor. Soy capaz de centrarme y equilibrar mejor las cosas, y eso se consigue con la experiencia. Cuando cometes errores aprendes de ellos”, ha afirmado el de Mercedes. “He sido capaz de ser un mejor yo durante todo el año y eso nunca va a parar. Voy a seguir intentando trabajar en ello e intentar trabajar en el rendimiento, en la energía que estoy proyectando a la gente, en mi compromiso con todas las cosas que tengo”, ha finalizado.