Sergio Vallejo, bicampeón de España, no tomará parte en el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto y podría volver a llevar su Porsche a la tierra.

Lobos de Meira son una de las duplas más mediáticas y sus pasos son seguidos por miles de aficionados, que este año tampoco les podrán ver en asfalto. Sergio Vallejo ha confirmado que sus planes para la temporada 2019 no pasan por regresar al certamen que coronó en dos ocasiones y el Nacional de Tierra se perfila como el principal programa, de nuevo con el Porsche 997 GT3 Cup.

Tras casi una década compitiendo en el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto con modelos como el Peugeot 106 Rallye del equipo oficial, los Kit Car de Citroën y Fiat, direferentes versiones del Porsche y el Citroën DS3 R5, Sergio y Diego Vallejo decidieron en 2018 retomar su camino en la tierra, donde llevaban más de una década sin competir. Además la experiencia del piloto gallego en esta superficie se había limitado a la temporada 2001, en la que había competido en el Junior WRC con un Punto S1600 respaldado por la filial de la marca en España, y algunas participaciones en 2004 y 2005 en el Nacional.

Un cambio de superficie que parece que no tendrá retorno y, en la jornada de ayer, Sergio Vallejo afirmó en sus redes sociales que sus planes pasan por seguir en la tierra. Por el momento el equipo gallego no tiene claro cual será su calendario de pruebas en 2019 ni la montura, una decisión que esperan tomar la próxima semana. Los Vallejo lograron el título en la categoría reservada para modelos de tracción trasera y fueron cuartos en el apartado Senior.

Otro de los detalles que falta por conocer del Vallejo Racing son sus planes como preparador, como se estrenaron en 2018 con Surhayen Pernía. El piloto cántabro compitió la pasada temporada con el Hyundai i20 R5 avalado por Hyundai Canarias, aunque para 2019 se prevé un cambio en el proyecto y podría ser uno de los participantes del nuevo Súper Campeonato de España de Rallyes e incluso dando el salto a un Volkswagen Polo GTi R5.