Skoda y M-Sport están probando sus modelos R5 de cara al Rallye de MonteCarlo, donde arrancarán el nuevo WRC 2 Pro junto a Citroën Racing.

A pesar de que los test de los equipos de la categoría absoluta han sido los grandes protagonistas en redes sociales y medios, los participantes de la segunda categoría del Mundial también ultiman sus monturas. Este fin de semana ha llegado el turno para Skoda y M-Sport, que pelearán dentro de la nueva categoría WRC 2 Pro con sus Fabia y Fiesta R5 respectivamente frente a los Citroën C3.

Kalle Rovanpera mostró hace unos días la nueva decoración que lucirá esta temporada, en la que no sólo contará con el respaldo de Skoda si no que la distribuidora IKH seguirá apoyando su carrera deportiva junto gran número de empresas como la marca maquinaria agrícola John Deere o la empresa logística Silvasti. Unos colores con los que el piloto finlandés ha tenido hoy su primera toma de contacto con el asfalto y la nieve en una jornada de test con Skoda Motorsport y su copiloto Jonne Halttunen.

Por su parte, Gus Greesmith y Elliott Edmondson han vuelto a ponerse al volante de Ford Fiesta R5 del equipo M-Sport, con el que no compiten desde el Rally de Gales de la pasada temporada. Un proyecto para el que contarán con el apoyo de Ford y la petrolera Crown Oil, con el objetivo de desbancar a Skoda de una categoría WRC 2 en la que han dominado con contundencia durante las últimas tres temporadas.

En ambos casos, estas pruebas se han realizado sobre una superficie muy similar a la que se encontrarán la próxima semana en el Rallye de MonteCarlo, primer cita del Mundial. Nieve, hielo, asfalto seco y húmedo han formado parte de una jornada en la que han podido poner a punto sus R5 para afrontar la cita monegasca, mostrándose muy rápidos tal y como se pueden ver en las siguientes imágenes: