Un repaso a la heróica victoria del equipo Wayne Taylor Racing y Fernando Alonso en las 24 horas de Daytona.

Test Road Before

Alonso llegaba a Daytona a principios de enero como uno de los mayores protagonistas de la prueba. En los test Road Before pudimos ver por primera vez al asturiano a los mandos de su Cadillac y desde el primer momento se pudo apreciar el buen feeling entre los pilotos. Los test dejaron imagenes curisosas, como el ya famoso “bailecito de pierna” o el sueño de Taylor de correr en un oval con un carrito de golf.

Previo de Carrera

Por fin llegó el día señalado. Una de las pruebas más importantes del mundo del motor iba a dar comienzo y tanto Fernando Alonso como el resto de pilotos eran recibidos con honores al llegar al óvalo.

Los primeros compases de carrera

La bandera verde ondeaba en Daytona, y el Cadillac número 10 aguantaba los envites de sus oponentes y conseguía mantenerse en el grupo de cabeza.

Lección de pilotaje

Fernando Alonso se subia por primera vez en el número 10 para su primer relevo. El asturiano ofreció un nivel de pilotaje excepcional, y elevó su Dpi desde la octava hasta la primera posición en una remontada que pasará a la historia. Su destreza en la noche, como ya demostró en las 24 horas de Le Mans, y su ya conocida conducción en lluvia fueron clave para la victoria.

La lluvia, protagonista

Las peores predicciones se cumplieron, y el cielo que cubria el Daytona Internacional Speedway se cerró, condicionando la carrera y llegando en algunos momentos a pararla. Numerosos fueron los tramos de carrera bajo Full Course Yellow y los comisarios se vieron en la obligación de decretar bandera roja. Tal y como hemos conocido tras la carrera, Alonso llega a pedir que se parara la carrera cuando todavía era segundo.

El gran susto

A todos se nos encogió el corazón al ver como Taylor, que en ese momento pilotaba el Cadillac, tenia que verselas para poder esquivar el trompo de un GT en la curva 1. El estadounidense supo reaccionar y salió airoso de la situación.

Y al fin, la gloria

Pese a que el tiempo no pudiese cumplirse y con la carrera parada por bandera roja, el equipo conformado por F. Alonso, J. Taylor, K. Kobayashi y Van der Zande se proclamaba campeón de las 24 horas de Daytona.