La primera prueba del nuevo N5 ECO, creado por RMC Motorsport, no ha funcionado como el preparador leonés esperaba y tendrán que reconducir el proyecto.

Entre los 44 equipos que han formalizado su inscripción para el Rallye del Bierzo, celebrado este fin de semana, ha destacado uno por encima de todos: el Renault Clio N5 – ECOLab. Este nuevo modelo fabricado en las instalaciones de RMC Motorsport se ha puesto en competición por primera vez, con Iñaki Barredo al volante, y no ha superado las expectativas del preparador.

La temporada 2016 supuso el desembarco de los modelos N5 en España, basados en los Maxi Rally argentinos, y año tras año han ido evolucionando gracias a las inversiones de RMC Motorsport y ARVidal Racing, preparadores que han llevado las riendas de la categoría. Un desarrollo que, hasta el momento, se había basado en los ajustes de suspensiones, set-up, mejoras en el chasis o trabajos en la electrónica, pero ahora el equipo de Roberto Méndez ha puesto camino hacia una competición más ecológica.

La empresa de Caboalles de Abajo ha estado trabajando los últimos meses en una nueva electrónica que han montando en el Renault Clio N5 estrenado por Miguel Fuster, en el Rallye de La Nucía de 2017. Una actualización que este fin de semana, tras su debut, el propio Méndez ha explicado a este medio:

“No es fácil. Llevábamos una ayuda para que el coche usara menos motor y más parte electrónica, pero no ha funcionado. Todavía queda mucho por trabajar para que funcione”.

El Rallye del Bierzo ha sido la primera toma de contacto del N5 ECO con los tramos y desde RMC Motorsport no descartan tirar todo el trabajo realizado. Aunque la cita berciana ha dejado patente que este nuevo coche tiene fiabilidad, ya que Iñaki Barredo logró completar el itinerario al completo, la velocidad no ha sido la esperada y al término de la prueba la diferencia con el Fiesta N5 de Adrián Díaz superaba los ocho minutos. Esto nos comentaba el patrón de RMC sobre el futuro de este nuevo modelo:

“Hoy estoy disgustado, no creo que podamos seguir trabajando mucho porque no va funcionar de momento. Vamos a esperar a ver que pasa, habrá que analizar esta semana que hacemos”.

La posición negativa de Roberto Méndez contrasta radicalmente con las sensaciones que se llevaba Iñaki Barredo. El piloto vasco celebraba en el Bierzo sus 25 años en la competición y, que mejor forma, que hacerlo en su debut dentro de la categoría N5. Barredo se ha mostrado muy satisfecho con el rendimiento del coche y ve con buenos ojos la llegada de las etiquetas ‘ECO’ para mantener a los motores de combustión en las carreras, ante la inminente llegada de la electrificación:

“No lo había probado, ha sido salir al primer tramo a probarlo. Yo tampoco tenía una referencia de otro N5 para decir como anda en relación al otro. La etiqueta “Eco” de la FIA es lo que se está buscando, que los coches de combustión tenga una mínima emisión y dentro de lo que es el futuro, hasta la llegada de los híbridos o eléctricos, tendrán que tener esa etiqueta”

“Este muy bien. El problema no es este, el problema será cuando llegue lo híbrido y lo eléctrico, que no se como será. Son 300 CV, tracción total, corre como un demonio y va muy bien. Esto está muy bien, ya veremos que es lo que tiene que venir”.

En su primer rallye, el N5 ECO de RMC Motorsport ha sido décimo segundo a casi ocho minutos y medio del ganador, el Citroën DS3 R5 de Alberto Meira. Y aunque Barredo reconocía que le costó coger ritmo con el coche, lo cierto es que por momentos llegó a dejar buenos tiempos como el sexto mejor tiempo en el quinto tramo, perdiendo once segundos con el N5 pilotado por Juan Carlos Quintana.