La IndyCar va a introducir a partir de las 500 millas de Indianápolis el AFP, un dispositivo que pretende mejorar la seguridad de los pilotos. El Halo o el 'windscreen' todavía no son opciones viables para estos mmonoplazas.

Fuente: IndyCar

La IndyCar ha anunciado una novedad para intentar mejorar la seguridad en la categoría. Se trata de una protección delantera avanzada (AFP) que irá situada en el cockpit, delante del piloto. Es una pieza de titanio fabricada por Dallara, que mide casi 8 centímetros de alto y unos 2 centímetros de ancho. Está diseñada para desviar cualquier posible resto que pueda volar hacia el casco de los pilotos.

Será de uso obligatorio a partir de las 500 millas de Indianápolis, prueba que disputará Fernando Alonso. Antes, el 24 de abril, todos los equipos que participen en el test de Indianápolis, deberán estar equipados ya con esta pieza. Este nuevo elemento ha superado las pruebas de resistencia realizadas por Dallara. Y la IndyCar asegura que llevan probando distintas versiones de esta nueva pieza desde 2012 tanto en pista como en simulador.

El halo, implantado la temporada pasada en la Fórmula 1, fue considerado, pero no puede instalarse en el actual chasis de la IndyCar, por lo que tuvo que descartarse. La otra opción que se manejaba, el 'windscreen', se probó en 2018 en distintas pistas de cara a introducirlo en 2019 en la competición. Pero ninguna de las dos versiones que han desarrollado ha pasado los crash-test, por lo que de momento la IndyCar tendrá que seguir trabajando para poder implantar este elemento en el futuro.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te pueden interesar