Otro año más, y ya van cuatro consecutivos, el equipo Mercedes ha sido el gran vencedor de la temporada. Otro mundial colmado de éxitos que se han saldado con un nuevo campeonato de constructores para los de Brackley y otro título más para Lewis Hamilton. El británico suma cuatro campeonatos y entra en el olimpo de la fórmula 1 igualando en títulos a Alain Prost y Sebastián Vettel. Precisamente este último ha sido el gran rival de Lewis esta temporada poniéndolo contra las cuerdas en más de una ocasión. Acompañando en el podio a Hamilton está Valtteri Bottas, que en su primer año con el equipo alemán ejerció de escudero del británico y acabó el mundial en una meritoria 3º posición.

La pretemporada de Mercedes

La pretemporada 2017 comenzaba con los test en Barcelona y marcada por los cambios en el reglamento y en los monoplazas. Además del coche, el equipo Mercedes presentaba un gran cambio respecto al año anterior. Nico Rosberg se retiraba de la fórmula 1 tras ganar el campeonato en 2016 y dejaba su asiento libre. Su lugar lo ocuparía Valtteri Bottas, que llegaba procedente de Williams y con la presión de competir para el mejor equipo de los últimos años.

Bottas, junto a Hamilton, lucharía por el mundial a bordo del W08. El nuevo monoplaza de Mercedes se presentó en Silverstone el 23 de febrero y se mantenía fiel al diseño del coche del 2016 pero con los pertinentes cambios que exigía el nuevo reglamento. Destacaba su distancia entre ejes, la más larga de todos los monoplazas, y por supuesto su unidad de potencia; la clave del éxito en las anteriores temporadas. En los test de pretemporada el W08 no mostró todas sus cartas, aunque Lewis Hamilton lideró el primer día de test y Valtteri Bottas hizo lo mismo en 2 de las 8 jornadas de pruebas. Al término de los test de pretemporada, en la parrilla ya se intuía que Mercedes iba a ser el rival a batir.

La temporada de Mercedes

La temporada 2017 ha sido una de las más reñidas en la era híbrida de la fórmula 1. Y aunque el equipo Mercedes ha sido el claro vencedor no lo han tenido precisamente fácil. Los de Brackley fueron de menos a más yendo a rebufo de Ferrari y Sebastian Vettel casi hasta mitad de mundial. La remontada vino de la mano de un gran Lewis Hamilton, escudado por Valtteri Bottas, que se recuperó de su irregular inicio para ganar su cuarto título mundial y llevar a Mercedes a conquistar el mundial de constructores.

La temporada de Lewis Hamilton:  La primera carrera en Australia iba a ser un anticipo de la primera mitad de temporada para Hamilton. Aunque partía como favorito, Hamilton no pudo con Sebastián Vettel en Australia, y en las sucesivas carreras la tónica iba a ser la misma. Ambos pilotos protagonizaron una agónica lucha por la primera plaza hasta casi mitad de mundial y hasta que las tornas cambiaron a favor del británico. El gran pilotaje de Lewis inclinó la balanza a su favor. Ayudado también por la falta de fiabilidad en algunas carreras del Ferrari y los abandonos del alemán. En clasificación la velocidad de Hamilton le otorgaba ventaja de cara a la carrera; una ventaja que no solía desaprovechar. Logró batir a Sebastian Vettel en los encuentros más decisivos en pistas como Spa Francorchamps. A la vuelta del parón de veraniego Hamilton se mostró intratable. No cometió ningún error hasta el gran premio de Brasil, ya teniendo el mundial en sus manos y sin ningún abandono en toda la temporada. 9 victorias, 11 poles, 13 podios, 13 primeras líneas, 7 vueltas rápidas y un total de 363 puntos que le han llevado a conquistar su cuarto mundial igualando a Vettel y Prost.

La temporada de Valtteri Bottas: Ha sido un año difícil para Valtteri Bottas. Tras su paso por Williams el finés debutaba con Mercedes con la presión que supone correr para el equipo más fuerte de la parrilla. Bottas se mostró algo irregular durante toda el campeonato y tuvo problemas en más de una ocasión para adaptarse al W08. No obstante, y pese a las dificultades, Valtteri ha subido al podio las mismas veces que su compañero, 13, y en tres de esas ocasiones lo hizo en el cajón más alto. Además, consiguió 4 poles y sumó 305 puntos que le auparon a la tercera posición del mundial quedando a tan solo 12 puntos del subcampeonato y superando a Kimi Räikkönen (4º) por 100 puntos. Superado ya su año de aprendizaje en Mercedes el equipo ha depositado su confianza en él para que dé un paso adelante en 2018.

Por supuesto los buenos resultados de los pilotos vienen respaldados por una gran labor de equipo. Mercedes ha sido claro y justo vencedor del mundial de constructores y los números así lo demuestran. 26 pódiums, 15 poles, 12 victorias y 668 puntos en 20 carreras.

La anécdota de Mercedes

Lewis Hamilton llegaba al gran premio de Italia con 68 poles a sus espaldas, empatado con Michael Schumacher como el piloto que más pole position había conseguido. Fue precisamente en Monza, territorio Ferrari, donde Hamilton superó al piloto más laureado de la historia y pasó a ser en solitario el hombre con más primeros puestos en clasificación. De las 15 poles de Mercedes en 2017, Hamilton firmó 11 y ya suma un total de 72. Números que convierten a Lewis Hamilton en el mejor “poleman” de la historia de la fórmula 1.

Los conflictos de Mercedes

En una temporada en la que la fortuna y los resultados han sido más que favorables es difícil encontrar conflictos en el seno del equipo Mercedes. Las tensiones entre pilotos que se vivieron en el 2016 con Hamilton y Rosberg han desaparecido con la llegada de Valtteri Bottas. La competencia entre el británico y el finlandés tan solo se ha visto reflejada con algunos piques en la pista propios de la competición y sin consecuencias para ambos. La única nota negativa de la temporada fue el mal comienzo de campeonato. En las primeras carreras Lewis Hamilton y Mercedes se vieron superados por Sebastian Vettel y su Ferrari. La mala suerte y los fallos de fiabilidad de Vettel y su SF70H facilitaron mucho la remontada de Hamilton. En otras circunstancias más favorables para Ferrari, probablemente, Hamilton se habría visto en un apuro para vencer al piloto alemán.

 El futuro de Mercedes

Tras una temporada brillante precedida de otras tres igual de exitosas, nada parece indicar que el reinado de Mercedes vaya a llegar a su fin. Los de Brackley mantienen al vigente campeón, Lewis Hamilton, y a Valtteri Bottas como pilotos titulares, lo que es sinónimo de buenos resultados. Y aunque en 2018 se esperan más cambios en la normativa, el W08 es el mejor punto de partida posible para tener de nuevo un coche casi invencible. Lo malo de estar en la cima es que el margen de mejora se reduce mucho, mientras que el de tus rivales es mayor. Es un hecho bastante probable el que equipos como Ferrari o Red Bull estén en 2018 más cerca o incluso al nivel de Mercedes. No obstante, el equipo alemán afronta el próximo mundial con el papel de claro favorito.