El equipo McLaren ha confirmado que su chasis y el motor Renault ya son uno; mientras que en Faenza est√°n sufriendo para ubicar el propulsor de Honda.

Cuando McLaren y Renault anunciaron su colaboración en 2018, mientras que Toro Rosso y Honda confirmaban la suya, muchas fueron las voces que se alzaron en contra de estas alianzas. Pero los de Woking habrían dado con la clave, por lo menos en un apartado tan especial como convertir motor y chasis en uno; mientras que para el equipo de Red Bull está siendo un verdadero quebradero de cabeza adaptarse al propulsor japonés.

El propio Eric Boullier, Director de McLaren, ha confirmado que han conseguido adaptarse a la perfección. El equipo inglés es todo un experto a la hora de realizar sus chasis y ahora el motor francés ya forma parte del coche sin problemas para los ingenieros, recuperando así las semanas de retraso debido a las negociaciones con Honda para romper el contrato que les vinculaba en 2018. McLaren-Renault está realizando los trabajos en los planes establecidos y, si nada raro ocurre, estarán presentes en los test de Montmeló, ocho días de pruebas de los que tendrán que aprovechar cada segundo para llegar bien a Australia, con opciones de pelear por los tan ansiados puestos de cabeza. Estas eran las declaraciones de Boullier al respecto:

“Hemos tenido que adaptar el coche al motor, pero la arquitectura sigue siendo la misma. Tenemos un concepto inteligente, por lo que no ha sido demasiado complicado adaptarlo. ¬°A veces tratamos de no ser est√ļpidos!”.

Una situación muy distinta se vive en Faenza. El equipo de Franz Tost ya ha empezado a trabajar con la gente de Honda pero se están encontrando con la primera piedra en el camino: adaptar el chasis al motor. Fuentes cercanas al equipo han afirmado que los ingenieros de Toro Rosso están teniendo muchos problemas para acoplar la unidad de potencia al chasis, y es que el motor de Honda no solo es complicado de entender sino que la estructura elegida por los nipones dista mucho de las opciones de Renault, Ferrari y Mercedes, con cambios como el tan sonado depósito de aceite.

Esta situaci√≥n supone un duro reto para Toro Rosso, que ya este a√Īo demostr√≥ el talento de sus ingenieros. A principio de temporada, sin evoluciones, contaban con uno de los mejores chasis de la parrilla, comparado por expertos como Albert Fabrega con equipos muy superiores como Mercedes. Pero si no logran acoplar pronto el motor no podr√° trabajar en los aspectos aerodin√°micos y el halo, y su impacto en la aerodin√°mica, ser√° un factor determinante el pr√≥ximo a√Īo, ya que el resto del coche apenas cambiar√° salvo la eliminaci√≥n de la aleta de tibur√≥n.