Roberto Méndez confirma que están recibiendo un gran apoyo con sus nuevo N5, complicando así el proyecto R4 que mantenían con Oreca y Renault.

Cada semana conocemos nuevos equipos y pilotos que se interesan por los N5 construidos por RMC Motorsport, destinados a la Copa N5 de 2018, e incluso compras que ya se están produciendo. Pero, ¿cómo está influyendo esta situación en la empresa de Roberto Méndez de cara al futuro? En una conexión con Radio Marca Asturias ha confesado que todo este movimiento está complicando el desarrollo del programa R4, que pasaría por construir un unidad Clio para el equipo de Renault España en el Campeonato de España de Rallyes de Asfalto.

135.000 euros y un mantenimiento con un coste reducido a la mitad en comparación a los R5, esas están siendo las palabras mágicas que podrían decidir el devenir del panorama nacional en lo que a rallyes se refiere. La llegada de los Maxi Rally argentinos, renombrados aquí como N5, se posicionan como la gran revolución para 2018 con la comercialización del Suzuki Swift R+ de ARVidal y la creación de la Copa N5 de RMC Motorsport, con hasta cinco modelos nominados para esta competición. Según ha confirmado el propio Roberto Méndez, han sido muchos los equipos que se han pasado por sus instalaciones en la provincia de León para verlo y probarlo, asegurando así un buen puñado de contratos como los que hemos conocido recientemente de RaceSeven y Oscarsan Sport. Estas han sido sus declaraciones:

“Los pilotos que lo están probando están quedando encantados con las prestaciones del coche. En estas semanas hemos tenido muchos pilotos y mucha gente por aquí, incluso preparadores viendo la calidad del coche y probándolo, y todo el mundo me ha felicitado porque el producto se le ve con prestaciones. Creo que va a ser el coche de moda, por lo menos en los próximos 3 o 4 años. Nos vamos a encargar de que haya muchos coches en las carreras para que la gente lo pueda ver y probar”.

Sobre el papel, estos N5 son los nuevos Mitsubishi Evo. Son más económicos que los modelos R5 y, al igual que hicieron los Grupo N con los Porsche, cuando los de arriba ellos fallan ellos están ahí para lograr los podios y las victorias. La diferencia se estima entre 3 y 5 décimas por kilómetro contra los nuevos dominadores en España, pero su precio es en torno a 70.000 euros menos y el mantenimiento tiene un coste reducido a la mitad. Es por ello que se está convirtiendo en la gran revolución, aunque no todo es tan bonito.

Con unos plazos de producción de poco más de un mes por unidad, aunque los planes de RMC Motorsport pasan por dejarlo en un mes, los talleres de Méndez no han a basto. Llevan meses trabajando a destajo para tener los coches listo para el arranque de la temporada, previsto para el mes de marzo, pero aún no saben si van a llegar. Además esta producción, prácticamente artesanal coche a coche, no les está permitiendo trabajar en el proyecto R4 que mantienen con Oreca y Renault España. Y lo cierto es que la empresa leonesa fue el primero en confirmar que construiría modelos R4, empezando por el Clio de la filial del rombo. Así lo ha explicado Roberto:

“Oreca no puede construir los coches, solo puede vender el kit, y somos el único constructor en todo el mundo. Pero RMC Motorsport tiene el problema de que esto de los N5 se desbordó, hay más gente de la que yo esperaba, y no va a ser posible construir las dos cosas. Tenemos a diario emails de todos los países para construir R4, pero es un coche mucho más complicado de construir y muchísimo más caro, sólo el kit vale 109.000 euros y sólo es la parte mecánica”.

Los planes de Roberto Méndez pasan porque entre seis y ocho equipos nacionales cuenten con unidades N5, y no descarta poder desembarcar en Portugal, donde incluso ya ha debutado uno de sus Fiesta N5. Si las diferencias con los R5 lo están convirtiendo en un artículo de moda, la diferencia de unos 50.000 con los R4 les permite ganar otra batalla más. Incluso el dueño de RMC dejaba caer que si los R4 se hubieran presentado hoy tendrían ciertos problemas para ganar la homologación FIA frente a los N5, que ya sorprendieron a los promoteres del Mundial de Rallyes en Cataluña. Aunque en toda esta ecuación no debemos olvidar los planes de Reanult Sport España, que pasaban por tener al menos una unidad del Clio R4 en el Nacional de Asfalto de 2018, que es fácil que no pueda ser posible o que no compita desde la prueba inaugural. De esta manera la marca del rombo se mantendría en la categoría N5, en competición directa con Suzuki España y sus Swift.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Te pueden interesar