El piloto australiano, que logró un inesperado triunfo en el Gran Premio de China, llega a Bakú con la intención de reeditar la victoria en suelo azerí, algo que ya consiguió la temporada pasada después de una carrera loca. Por su parte, Max Verstappen deberá completar su primera carrera sin contratiempos para callar las voces que crítican sus actuaciones.

Así llegan los pilotos a Azerbaiyán:

Daniel Ricciardo: el australiano afronta la cuarta prueba de la temporada después de conseguir su sexta victoria en la categoría “reina” del automovilismo. Ricciardo, cuya participación en la Q1 había estado en duda por un fallo mecánico, aprovechó una caótica carrera y una brillante estrategia para auparse hasta el primer puesto en Shanghái y colarse en el cuarto puesto de la clasificación general de pilotos. Ahora Ricciardo buscará repetir el resultado cosechado en Bakú el año pasado, cuando cruzó la meta en lo más alto de la clasificación, por delante de Valtteri Bottas y Lance Stroll.

Max Verstappen: el holandés no pasa por un buen momento. Tras tres carreras complicadas en las que fue presa de sus propios errores, Max Verstappen busca tener por fin un Gran Premio sin contratiempos para recuperar confianza. La última polémica actuación, en Shanghái, donde acabó llevándose por delante a Sebastian Vettel al tratar de superarle por donde no había el espacio suficiente. A pesar de las críticas el joven de Red Bull ha asegurado que no tiene pensado modificar su manera de pilotar y que seguirá siendo igual de agresivo que en el pasado. Verstappen, que el año pasado no pudo ver la bandera a cuadros en Azerbaiyán, es octavo clasificado en la clasificación general de pilotos con 18 puntos, cuatro menos que Fernando Alonso y Nico Hülkenberg.

Así llega Red Bull a Azerbaiyán:

El equipo de Milton Keynes firmó en China su mejor resultado de la temporada. Algo, por otra parte, muy necesario después del nefasto Gran Premio de Bahréin, en el que sus dos pilotos no pasaron de la primera vuelta. Así, en Shanghái se convirtieron en el equipo más reforzado de la parrilla, sumando 35 puntos más a su casillero (frente a los 30 de Mercedes y los 19 de Ferrari). De esta forma, se mantienen en el tercer puesto del campeonato de escuderías con 55 puntos (29 menos que Ferrari).

Expectativas del Gran Premio:

Declaraciones extraídas de la web Formula1.com (traducción propia)

Daniel Ricciardo:

“Bakú es un circuito diferente a otros circuitos urbanos porque hay muchos sitios donde puedes adelantar. De hecho, muchos lugares para adelantar. En contraposición a Mónaco o Singapur donde no hay muchos sitios para adelantar realmente. Lo más complicado en Bakú son los frenos. Hay muchos puntos de frenado donde tienes que comprometerte y tienes que frenar tan tarde como puedas, pero no hay lugar para el error. Una vez que te has comprometido con ese punto de frenado, si has bloqueado una rueda, estás en el muro. Diría que la parte más difícil de Bakú es encontrar el límite al frenar y tener esa confianza. Está la primera curva, la segunda curva y luego la recta con el DRS. Estas acelerando y luego ves que viene el muro, viene, viene y tu instinto es frenar, frenar, frenar, frenar. Necesitas mucha confianza para hacerlo lo más tarde. Ese es el mayor desafío con Bakú, ser capaz de atacar realmente el frenado, es un circuito de alta velocidad. Mónaco no es tan rápido, se trata más de tomar curvas, y en Bakú estás frenando más. Con un circuito urbano, hay que amarlo, pero también hay que respetarlo y comprenderlo. Entiendo que, para ser rápido, tienes que estar en el límite. El año pasado, Bakú fue una locura con tanta gente. Al igual que la semana pasada en Shanghai, el equipo tuvo una estrategia increíble e hizo algunas grandes cosas en la carrera. ¿Creía que nos abriríamos camino hasta el primer puesto? , de ninguna manera, pero todos los que estaban al frente caían como moscas, yo estaba haciendo algunos adelantamientos buenos y había todo este ímpetu que me mantenía en pie. Cruzando la línea estaba un poco confundido, pensando cómo ganamos esa carrera, pero también estábamos muy emocionados. Fue una carrera loca, divertida y definitivamente inolvidable”.

Max Verstappen:

“El año pasado fue un fin de semana muy desafortunado para mí. Fue una pena porque el coche se sintió realmente bien, pero me encontré con muchos problemas que finalmente me impidieron ganar un posible podio, quizás incluso una victoria. Espero que este año pueda recuperar esa oportunidad perdida. Baku es un lugar genial, así que disfruto yendo allí y conduciendo. Es un circuito agradable a pesar de que no es ideal para nuestro automóvil. La recta es tan larga que significa que perderemos un tiempo valioso. El año pasado creo que logramos manejar nuestros problemas realmente bien y, por lo tanto, ser competitivos en el día de la carrera. La sección del castillo se ve muy bien en la televisión y también es muy divertido de pilotar. Es realmente apretado, así que tienes que ser preciso, ya que no hay lugar a errores, especialmente con los coches más anchos que tenemos ahora. Todavía no he logrado salir y ver mucho Bakú. El hotel está justo al lado del paddock, por lo que además de ser muy práctico, también limita lo que se ve de la ciudad durante un agitado fin de semana. He oído que la comida local es muy sabrosa, así que haré todo lo posible este año para salir y probar algunas delicias”.