Podemos ha elevado al Parlamento de Andalucía las protestas de diferentes grupos ciudadanos por la ceremonia de salida del Rallye de Sierra Morena, celebrada desde la Mezquita de Córdoba. 

Si pensábamos que las polémicas en torno al Campeonato de España de Rallyes de Asfalto había terminado con el caso de las manguetas, estábamos muy equivocados. Sierra Morena supuso la segunda cita del calendario y la segunda situación comprometida, aunque en este caso no ha sido hacia la Federación sino con el Ayuntamiento de Córdoba y la Junta de Andalucía. La ceremonia de salida se ha convertido en el motivo de protesta de la Federación de Asociaciones de Vecinos de Al-Zahara y del Consejo del Movimiento Ciudadano, ya que se habrían puesto en riesgo las instalaciones de la Mezquita por el paso de los coches, la contaminación acústica y la instalación de las pancartas y vallas. Y ahora Podemos ha llevado estas protestas hasta el Parlamento.

El diputado David Moscoso, diputado de Podemos en Andalucía, ha perdido en el Parlamento territorial que el Consejero de Cultura, Miguel Ángel Vázquez, de explicaciones sobre este evento. Moscoso les acusa de poner en riesgo la integridad de la Mezquita de Córdoba, declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco,  y de vulnerar la Ley de Patrimonio. Una reclamación que se suma a las de La Agrupación de Cofradías de Córdoba, que durante la celebración de la prueba emitió un comunicado en el que criticaban la instalación de la cartelería de la prueba en el Arco del Triunfo.

Podemos no sólo ha cartado contra la ceremonia de salida, sino que también con el resto del itinerario. La formación morada ha denominado como “esperpento” el tramo urbano de Córdoba y el paso de los coches por el centro de la ciudad, por el casco histórico. Según David Moscoso, la celebración del Rallye de Sierra Morena ha provocado una gran contaminación sonora, debido al paso de unos coches de gran cilindrada que habrían puesto en riesgo el patrimonio de la localidad andaluza.

Por el momento no se han tomado ningún tipo de decisión contra el Ayuntamiento de Córdoba, la Junta de Andalucía o el Instituto Municipal de Deportes por la celebración de esta prueba. Aunque Antonio Rojas, concejal de Deportes y presidente del IMDECO, ha defendido la cita automovilística, para la que el Automóvil Club de Córdoba habría pedido los permisos pertinentes y a diario pasan coches por las zonas por las que ha trascurrido la prueba.