La cita en las calles de Bakú deja a Lewis Hamilton como nuevo líder del mundial y un incendio interno en Red Bull después de la colisión entre ambos pilotos. Además, Charles Leclerc fue uno de los mejores acabando en sexta posición.

Vencedores:

Sergio Pérez: el mexicano volvió a subirse al podio de Bakú después de una caótica carrera. El de hoy es el octavo podio de su trayectoria en la máxima categoría del automovilismo. Inyección de moral para los de Silverstone después de una más que desapercibido comienzo de año. El circuito azerí sigue siendo territorio favorable para ‘Checo’ Pérez.

Charles Leclerc: fantástico resultado del monegasco en su cuarta carrera en Fórmula Uno. Supo aprovechar su oportunidad y evitó cualquier error para llegar al final de la carrera en la cabeza del grupo. Ya en la jornada del sábado demostró un gran talento llegando a la Q2.

Carlos Sainz:  quinto en la línea de meta, Carlos Sainz logró así su mejor resultado desde su llegada a Renault -es también el mejor resultado de Renault desde su regreso a la competición. Poco a poco va cogiendo la medida al R.S.18. De continuar en esta línea ascendente los resultados llegarán para el madrileño.

Fernando Alonso: carrera extremadamente complicada para el otro de los españoles. Remontó hasta el séptimo puesto tras ser golpeado en la salida por Sergey Sirotkin y después de tener que regresar al box con sólo dos ruedas y con el monoplaza dañado. El asturiano sigue aprovechando los domingos para recuperar las posiciones que no puede ganar los sábados y sigue acumulando puntos -es sexto clasificado.

Vencidos:

Red Bull: nefasto resultado de los de Milton Keynes. Segundo Gran Premio tras el de Bahréin en el que no son capaces de sumar puntos con ninguno de sus dos monoplazas. En esta ocasión como consecuencia de no saber gestionar una situación límite entre los dos pilotos. Daniel Ricciardo tenía el ritmo suficiente para pelear por el podio en las últimas vueltas de carrera.

Romain Grosjean: un error de novato acabó con su carrera. El de Haas, que trataba de calentar sus neumáticos tras el coche de seguridad, acabó contra las protecciones. Un desgraciado final de carrera para Grosjean, que no estaba teniendo un fin de semana fácil en Azerbaiyán.

Nico Hülkenberg: el alemán tampoco pudo cruzar la bandera de cuadros. Su error, aunque más justificado, supuso también el adiós del de Renault, que había remontado y rodaba en la quinta posición en el momento del golpe contra el muro. Nunca es un buen día para cometer un error de pilotaje, menos aún cuando tu compañero de box logra el mejor resultado para el equipo.