Toyota Gazoo Racing ha estrenado la nueva temporada del Mundial de Resistencia con victoria de la unidad pilotada por Alonso, Buemi y Nakajima. Doblete de la marca en una carrera con la categoría GTE como gran protagonista.

El Campeonato del Mundo de Resistencia se ha puesto en marcha con la celebración de las 6 horas de Spa, prueba que ha servido de debut para el asturiano Fernando Alonso con Toyota, única marca con representación oficial en la categoría absoluta. El dorsal número 8, al que también se han subido Buemi y Nakajima, ha logrado la victoria por delante de las segunda unidad de Toyota, que ha remontado y se ha quedado a las puertas de la victoria. G-Drive en LMP2, Porsche en GTE-Pro y Aston Martin en GTE-Am han completado las victorias en la cita belga.

Bajo el sol, el Campeonato del Mundo de Resistencia de la FIA ha dado comienzo a la súper temporada 2018/2019, donde la gran novedad será la ausencia de marcas en la categoría LMP1 más allá de Toyota. La marca japonesa, que había marcado el mejor tiempo en la jornada de ayer con el dorsal #7, finalmente partió desde la pole con la otra unidad, pilotada por el ex-piloto de Toro Rosso Sebastien Buemi por una sanción a sus compañeros. Un arranque en el que Rebellion no se arrugó frente a la marca nipona y en las primeras curvas intentó alzarse con la primera posición, aunque el piloto de la órbita Red Bull supo mantener la primera posición mientras que por detrás se sucedían algunos toques entre los prototipos y los GTE.

Una carreras que comenzaba con un Safety Car ya en la primer vuelta, después de que uno de los Porsche del equipo Gulf Racing que ha mantenido la carrera neutralizada durante más de veinte minutos. Por detrás, el Toyota #7 en manos de Mike Conway iba remontando posiciones tras salir desde el pit lane con una vuelta perdida a ritmo de vuelta rápida tras vuelta rápida. Unos primeros minutos en los que Ford y Porsche han comenzado su particular batalla, quedando Ferrari muy atrás en comparación al ritmo de sus rivales.

Dentro de la categoría LMP1, los Rebellion han estado muy fuerte en la primera hora de carrera, por momentos amenazando al primero de los Toyota. Aunque en la primera categoría los equipos SMP Racing y ByKolles han brindado también una buena batalla en las primeras posiciones. Hasta que en la subida de Eau Rouge el Ford #67, en manos de Tincknell, se iba recto y golpeaba las protecciones. Este accidente ha obligado a salir el Safety Car y el baile en la calle de boxes ha comenzado, con la salida de Fernando Alonso como uno de los momentos más esperados por la afición.

Un buen relevo de Fernando Alonso, que durante una hora compitió con el Toyota y consiguió aumentar la ventaja con los Rebellion al frente de la prueba a pesar de que el coche de seguridad compactó el grupo. Una ventaja que le fue muy valiosa al equipo tras un problema en el cambio de piloto, ya que Nakajima se subía al coche y tenía que entrar de nuevo tras detectar un problema con los cinturones. Un tiempo perdido que fue a más con un trompo del piloto japonés, que poco a poco fue recuperándolo mientras que el segundo Toyota iba ganando posiciones entre los LMP2 y GTE.

Mientras tanto, la categoría GTE-Pro ha brindado un gran espectáculo con Ford y Porsche, que han continuado su lucha durante las seis horas de carrera. La marca del óvalo, que se quedaba con un sólo coche, se metía en la batalla con las dos unidades de Porsche, que con ex-ferrarita Bruni lideró buena parte de la prueba.

Recta final de infarto

Si las cinco primeras horas fueron emocionantes, el final ha sido una locura. Fernando Alonso y Mike Conway se han puesto a los mandos de los dos Toyota, que se encontraban primero y segundo después de la gran remontada del #7. El británico se encontraba a casi veinte segundos de su compañero de equipo, pero también rival, pero la experiencia en el WEC fue determinante para permitir a Conway acercarse vuelta a vuelta a su rival, lucha en la que la presencia del tráfico fue determinante. El dorsal #7 se fue acercando y llegó a estar metido en el segundo, debido a un encontronazo de Alonso con uno de los GTE de Aston Martin en la última curva, pero la última parada en boxes determinó la estrategia de la marca

Conway entró primero pero el undercut no funcionó y Alonso logró salir por delante, por lo que la marca le dio la orden al británico, a través de un mensaje en el volante, de levantar el pie. Además el equipo fue conservador y ordenó a Fernando aflojar al encontrarse con una temperatura demasiado alta en la caja de cambios.

Aunque no fueron los único que batallaron por la victoria y los Aston Martin #98 y #90 pelearon hasta la última curva por la victoria en la categoría GTE-Am, que finalmente se decidía en favor de la unidad oficial con Pedro Lamy cruzando la línea de meta.

Doblete de Toyota

Por segundo año consecutivo, Toyota logra la victoria en las 6 horas de Spa, en este caso con el trío formado por Buemi, Alonso y Nakajima. Una victoria muy especial ya que el asturiano lograba la victoria en su debut en el Mundial de Resistencia, completando el podio Rebellion con Adré Lotterer. La categoría LMP2 quedó en manos de G-Drive, con Vergne cruzando la línea de meta y con Ford comenzando en los más alto en la categoría GTE-Pro por delante del Porsche #92 y uno de los Ferrari de AF Corse.

Resultados 6 horas de Spa-Francorchamps